The Goldfinch

Artículo

Una ambiciosa adaptación con un talentoso elenco, pero…

Hace 3 años
Por

Escrita por Donna Tartt, The Goldfinch obtuvo críticas sumamente positivas desde su publicación en 2013. Un año más tarde, la novela se convirtió en la ganadora del Pulitzer en la categoría de ficción. Ahora, en 2019, la adaptación de esta historia por fin llega a los cines de la mano del director John Crowley (Brooklyn) con resultados bastante mediocres que palidecen cuando son confrontados con el material original. Desgraciadamente, el guion de Peter Straughan (Frank) no sabe cómo sintetizar las 784 páginas de la novela, ocasionando que el ritmo y el tono de la película sean inconstantes y desperdicien el esfuerzo de todo el elenco por darle sentido a las acciones de sus respectivos personajes.

https://www.youtube.com/watch?v=H6n8FggxqRI

The Goldfinch (El Jilguero) inicia con Theo Decker (Ansel Elgort) en un cuarto de hotel tratando de limpiar la sangre impregnada en su camisa. En esa apremiante situación, él regresa a su infancia, la cual estuvo marcada por la muerte de su madre en un atentado terrorista. Tras este evento, Theo (también interpretado por Oakes Fegley) se queda a cargo de Samantha Barbour (Nicole Kidman), quien lo integra a su familia hasta que Larry Decker (Luke Wilson), su padre biológico, regresa de Las Vegas para reclamar su custodia. En Las Vegas, Theo tiene que lidiar con las adicciones de su padre y la envidia que le tiene Xandra (Sarah Paulson), su nueva madrastra. Sin embargo, es ahí donde Theo también conoce a uno de sus mejores amigos: Boris Pavlikovsky (Finn Wolfhard), un joven inmigrante que ayuda a Theo a sobrellevar su vida en el desierto.

Theo es obligado a regresar a Nueva York después de que su padre muere en circunstancias turbias. Una vez en la ciudad, él busca a Hobie Hobart (Jeffrey Wright), dueño de una tienda de antigüedades, para que le de la oportunidad de quedarse a vivir con él mientras aprende de su oficio. Con el paso del tiempo, Theo se convierte en un exitoso empresario y en el prometido de Kitsey Barbour (Willa Fitzgerald), quien lo reintroduce a a su familia. Pero no todo es lo que parece y pronto Theo tendrá que afrontar el robo que hizo de El Jilguero, una pintura que tomó del Museo Metropolitano de Arte el día del atentado. Lo anterior llevará a Theo a reunirse con Boris (Aneurin Barnard), quien ha encontrado éxito y dinero en el mundo de las drogas y ahora tiene un secreto apremiante que contarle a su amigo.

Si algo hay que reconocerle al director John Crowley y a la fotografía de Roger Deakins (Blade Runner 2049) es que The Goldfinch es muy placentera visualmente. Con ayuda de los departamentos de arte y maquillaje, Crowley hace un filme que te transporta a todas las épocas y escenarios que el guion visita a lo largo de la historia. A su vez, a través de la fotografía, Deakins construye un ambiente de melancolía y nostalgia que está presente en toda la cinta a pesar de la opulencia en la que viven gran parte de los personajes. Sorpresivamente, las imágenes de The Goldfinch resultan más interesantes que la historia en sí; desgraciadamente, esto también significa que la película nunca logra trascender su empaque de bella postal de viaje que podrías encontrarte en cualquier feed de Instagram o Pinterest.

Otro aspecto rescatable de esta empresa es el talento involucrado, el cual trata de hacer lo mejor que puede con el material que tiene a su disposición. Sin embargo, al no estar a la par de su elenco, el guion hace ver a veteranas como Nicole Kidman (Big Little Lies) y Sarah Paulson (American Horror Story) totalmente fuera de lugar, ya que sus interpretaciones están muy por encima de los estereotipos a los que quedan reducidos sus personajes por la simplona caracterización que se hace de ellos. Asimismo, el filme resulta un tanto engañoso al tratar de vender a Ansel Elgort (Baby Driver) como protagonista. Si bien su personaje es el eje central de la historia, es el joven histrión Oakes Fegley (Wonderstruck) quien aparece más tiempo en pantalla como Theo Decker y quien tiene la responsabilidad de generar empatía con el espectador desde el inicio de la cinta.

Pero...

Su larga duración y la superficialidad con la que explora todos sus temas hacen de The Goldfinch una película frívola que parece más interesada en lucir bien que en explorar los conflictos internos de sus personajes. The Goldfinch se muestra aterrada al tratar de mostrar cualquier tipo de fealdad (narrativa o estética) que pueda manchar su inmaculada producción, pero en una historia trágica como esta, estos espacios también son necesarios e inevitables. Tomemos como ejemplo todas las secuencias que transcurren durante la época en la que Theo vive con su padre. Este es uno de los periodos más oscuros en la vida del protagonista, pero no existen claves visuales que apoyen lo que los personajes intentan transmitir. Incluso en el desierto y en la soledad de Theo, The Goldfinch parece de ensueño, error que se repite constantemente en la cinta cada vez que llega una escena de un impacto emocional significativo.

Todos estos problemas provienen de un guion que no supo cómo adaptar una novela tan extensa y cómo elegir el tiempo en pantalla adecuado para cada personaje. Esta selección debió cuidarse lo suficiente para que la película sólo mostrara aquellas partes de la historia que fueran esenciales en el desarrollo de Theo, le dieran la dimensión adecuada a su relación con Boris y, aún más importante, otorgaran argumentos sólidos para que el desenlace tuviera ese impacto que debería tener en el público cuando se revela toda la verdad. En cambio, el tercer acto se ve y se siente incompleto por la rapidez con la que transcurre. De hecho, gran parte del clímax depende totalmente de las explicaciones que los personajes dan a través de sus diálogos, lo cual rompe una de las reglas esenciales de cualquier narrativa: show, don’t tell.

Veredicto

Quizá hay un lado positivo en este mediocre esfuerzo por adaptar uno de los libros más premiados de la literatura inglesa de los últimos años: la mayor parte del público deseará haber leído la novela en lugar de haber gastado en su boleto del cine. Lamentablemente, The Goldfinch se une a muchos otros ejemplos que la gente usa cuando dice “el libro es mejor que la película”.

Más sobre
esta película

The Goldfinch

  • Géneros
  • Drama
  • Actores
  • Nicole Kidman
  • Sarah Paulson
  • Finn Wolfhard
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la película

Califica esta película

The Goldfinch (2019)

Continuar leyendo

Hoy

Suscribirse