#HandmaidsTale Artículo

La serie emblema del empoderamiento sufrió la maldición de las segundas temporadas

Las segundas temporadas son difíciles para cualquier producción: por un lado, por el gran éxito que tuvo la primera temporada de una serie, ya que aumenta las expectativas en el espectador de revivir o acercarse a la experiencia creada;  por otro lado, para una serie que a duras penas logró llegar a esta, convirtiéndose en un punto de inflexión para seguir o extinguirse.

Podemos enlistar un gran número de segundas partes que decepcionaron a más de uno por la alta expectativa creada a partir de su primera incursión y en su continuación fueron una decepción para críticos y audiencia. Ahí está el caso de Mr. Robot, serie creada por Sam Esmail, la cual fue el fenómeno de 2015 por su excelsa crítica al sistema capitalista y los males de la sociedad actual. Sin embargo, en su segunda temporada tuvo una caída en su calidad con un guión lleno de altibajos que entorpeció la historia planteada.

Podríamos confirmar un caso similar con The Handmaid’s Tale, serie sensación del 2017, cuya atención mediática fue derivada por su espléndida producción, actuaciones y un discurso agresivo que cuestiona y explora un tema fundamental de la actualidad:  la mujer y su posición en la sociedad del Siglo XXI.

Para la segunda temporada de la producción estelar de Hulu, se anunció un aumento ambicioso de 10 a 13 episodios, además de contar con el material base de Margaret Atwood y la confirmación del cast completo para esta. ¿Qué podría fallar para The Handmaid’s Tale?

El inicio de la segunda temporada será, quizá, uno de los más intensos que se hayan visto en la televisión durante 2018; crudo, prometedor, desgarrador y realizado con extraordinaria maestría. Mostró un premisa hacia un conflicto existencial entre June y Offred que resultaba sumamente atractivo, pero al poco tiempo desapareció.

Después vino uno de los puntos más fuertes de la temporada: el gran desarrollo que tuvo Serena, un personaje con un pasado poderoso y tormentoso, aunque hacia el cierre la inconsistencia del guión le pasó factura. Caso contrario al personaje de Emily, al que se intentó darle una historia y un background en los primeros episodios y después fue olvidado por completo, sólo para utilizarlo en el último episodio.

A pesar de tener buenos e importantes momentos, la segunda temporada nunca encontró un rumbo claro ni un conflicto medular. Las muestras de sororidad y empoderamiento entre sus protagonistas se diluyeron debido a las contradicciones de los propios personajes y una historia nula.

El final de la temporada de The Handmaid’s Tale es el reflejo de una temporada llena de altibajos que nunca supo a dónde iba y tuvo que utilizar un deux ex machina* para salir librada. Queda claro que la serie no está para tener 13 episodios por temporada a no ser que tenga un guion sólido que conserve el ritmo y la congruencia, deje de presentar secuencias largas e innecesarias, además de filler episodes*.

The Handmaid’s Tale se ha concebido como la serie feminista por excelencia, aunque existan otras que manejan las ideas del feminismo dentro de su discurso. Es por ello que resulta necesaria la presentación de un producto de calidad que no viva solo de situaciones provocativas sin un hilo conductor y destellos que deriven únicamente en violencia injustificada realizada con estética impecable.

La serie creada por Bruce Miller sufrió el síndrome True Detective luego de tener una primera temporada portentosa y que en su continuación tuvo un descenso notorio en su calidad, caso a contrario a la segunda temporada de GLOW, cuya estructura narrativa pragmática le permitió superar lo hecho con anterioridad sin perder su esencia y discurso crítico.

GLOW

Con una tercera parte confirmada, el reto de The Handmaid’s Tale será mayor para ofrecer una temporada sólida que confirme su posición como la serie más importante de los últimos años.

Notas

*Deux ex machina: Toda trama que se resuelve a través de un elemento, personaje o fuerza externa que no haya sido mencionado con anterioridad y nada tenga que ver con los personajes ni la lógica interna de la historia.

*Filler episodes: Episodios de relleno.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.