The Hustle

Artículo

Una comedia que parece de novatos

Hace 3 meses
Por

La época en la que vivimos ha obligado a Hollywood a replantear cómo presenta a los personajes femeninos de sus películas. Una de las consecuencias de esto han sido los remakes de cintas que en décadas anteriores, trataban a sus mujeres como simples accesorios de la trama y que ahora se han convertido en las protagonistas de dichas aventuras. La mayoría de estos esfuerzos han sido rechazados por el público sin importar la calidad del producto final, pero la verdad es que los resultados han sido variados: existen algunos memorables como el reboot de Ghostbusters, algunos redundantes como el remake de Overboard (¡Hombre al agua!) y otros que, al menos en su etapa de producción, parecen lo suficientemente interesantes para revisar en su estreno, como la serie de High Fidelity protagonizada por Zoë Kravitz (Big Little Lies). Desgraciadamente, The Hustle (Maestras del engaño), remake del filme Dirty Rotten Scoundrels de 1988, no forma parte de ninguna de las anteriores categorías y por el contrario, crea una propia: remakes ochenteros que nunca debieron ocurrir.

https://www.youtube.com/watch?v=ayaEM3mxdqM

En The Hustle, Rebel Wilson interpreta a Penny Rust, una estafadora inexperta con la mejor suerte del mundo, ya que logra que sus mentiras sean exitosas casi por accidente. En un viaje abordo de un tren, Penny conoce a Josephine Chesterfield (Anne Hathaway), quien es todo lo contrario a ella. Al darse cuenta de lo exitosas que resultan las farsas de Josephine, Penny trata de convencerla para que le enseñe sus trucos, pero cuando Josephine intenta deshacerse de ella, Penny la reta a probar su experiencia. Esto las lleva a pelear por el territorio de la Riviera Francesa pretendiendo enamorar a Alex Sharp (Thomas Westerburg), un nerd que conocen en un hotel y que supuestamente es un adinerado desarrollador de aplicaciones.

Fuente: Universal Pictures

A pesar de ser una actualización de la película de 1988, The Hustle tiene el aspecto de una película de la década de 1990. Los escenarios, que aparentemente son la Riviera Francesa, no pueden ocultar su naturaleza de estudio de filmación adaptado a las necesidades de la historia. En general, la cámara de Michael Coulter (Love Actually) y la dirección de Chris Addison (Veep) sugieren que la película pudo ser un clásico dominguero hace un par de décadas, pero en el verano de 2019 y con una ganadora del Oscar como protagonista, el proyecto se ve anodino y de muy bajo presupuesto. Como punto de comparación y que es inevitable de recordar al ver este filme, Heartbreakers (Las Estafadoras) lo hizo mejor, casi 18 años antes, con una premisa muy similar.

Los problemas inician con el elenco. Incluso cuando Hathaway, Wilson y Westerburg han probado su talento en distintas ocasiones y en géneros muy diferentes, en The Hustle ninguno de ellos tiene química con el otro: Westerburg es muy joven para interpretar al chico seducido por Wilson y Hathaway, al mismo tiempo que ellas, nunca encuentran esa chispa para la comedia que Steve Martin y Michael Caine tuvieron en Dirty Rotten Scoundrels o el divertido contraste que existía entre Marlon Brando y David Niven en la cinta original de 1964, Bedtime Story. La ausencia de la comedia se nota todavía más porque no existe personaje alguno por el que la audiencia pueda sentir empatía, y esto se debe a que la construcción de todos los personajes se queda en lo meramente superficial. Cuando los créditos inician, no sabemos en absoluto quiénes son Penny o Josephine, excepto que se dedican a estafar a la gente.

Fuente: Universal Pictures

Desde que Rebel Wilson saltó a la fama en Pitch Perfect (2012), varias producciones han tratado de replicar el éxito de su personaje Fat Amy. Pero como las secuelas de esa saga lo demostraron, lo hilarante de este personaje se fue desgastando conforme pasó el tiempo gracias a las apariciones y situaciones forzadas en las que se vio involucrada. En The Hustle, el director Chris Addison comete el mismo error y boicotea la comedia natural de Wilson, poniéndola en un papel que además de remitir a Fat Amy; también parece sumamente improvisado y las pocas veces que llega a funcionar lo hace por el carisma de la actriz y no por el material que tiene a su disposición.

No conforme con volver incómoda a Rebel Wilson, el director también hace del personaje de Anne Hathaway uno de los peores de su carrera. Josephine, en su intento por ser sofisticada y experta en su profesión, está escrita como un personaje antipático sin redención alguna. La interpretación de Hathaway –y en especial su acento– falla en ser fársica y llega a ser irritante muy rápido. Es una broma en la película, pero en una de las escenas, el personaje de Penny le dice a Josephine que debería dejar a un lado “el acento falso de Julie Andrews“, pero en realidad, esta declaración es lo más honesto que la cinta tiene por ofrecer en 90 minutos que transcurren muy lento para ser una comedia con dos actrices de este calibre.

Fuente: Universal Pictures

Desde la comedia hasta los escenarios donde se desarrolla, The Hustle resulta un esfuerzo artificial por parte de todos los involucrados y que deja a ambas protagonistas con dos de las interpretaciones menos favorables que han realizado en sus respectivas carreras. El misterio de por qué Anne Hathaway acepta participar en proyectos como este –y Obsesión (Serenity) a principios de año– a estas alturas de su carrera es la mayor intriga que estas maestras del engaño ofrecen al público en esta película.

Más sobre
esta película

The Hustle

  • Géneros
  • Comedia
  • Actores
  • Anne Hathaway
  • Rebel Wilson
  • Alex Sharp
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la película

Califica esta película

The Hustle (2019)

Continuar leyendo

Hoy