fbpx

The Lion King

3.9Artículo

Un éxito tecnológico, pero el remake vivirá a la sombra de la original

Hace 4 meses
Por

Como alguien que no guarda recuerdos intocables de El Rey León en su versión animada de 1994, este remake (también animado pero a través de efectos por computadora que hacen ver a los animales como si fueran reales) resulta inofensivo.  De hecho, The Lion King de 2019 es una versión actualizada y efectiva de una de las películas más conocidas de Disney, la cual sin duda se convertirá (tal y como lo fue la original en su momento) en la favorita de nuevas generaciones de niños y niñas. Asimismo, la tecnología con la que el director Jon Favreau (The Jungle Book) sacó adelante este proyecto es impresionante y no cabe duda que marcará un antes y después en el mundo de la animación por computadora. Por este simple hecho, The Lion King (2019) resulta un experimento exitoso; no obstante, este es un caso donde la innovación técnica es un obstáculo en la historia y en las emociones que busca transmitir la cinta con sus peludos personajes. Lo hemos visto antes con el 3D que hizo tan popular a Avatar (2009) de James Cameron y el formato HFR de 120 cuadros por segundo con el que fue presentada Billy Lynn’s Long Halftime Walk (2016) de Ang Lee. Y es ahí donde viene la gran incógnita a la hora de juzgar productos de este tipo: ¿deberíamos enfocarnos en los avances tecnológicos que ofrecen este tipo de proyectos al mundo del cine o deberíamos descartarlos por completo a pesar de ellos? En el caso de Avatar, por ejemplo, el público perdonó que la historia no fuera exactamente revolucionaria en favor del espectáculo que ofrecía. Sin embargo, en el caso de Billy Lynn’s Long Halftime Walk, la cinta pasó desapercibida por completo y la crítica la destruyó en el proceso. ¿Dónde cae The Lion King (2019) dentro de este espectro?

https://www.youtube.com/watch?v=ag8i7Cw-ehE

La historia de The Lion King (2019) es prácticamente la misma que la original: Simba (JD McCrary) es un cachorro que emocionado ante el prospecto de convertirse en rey, es víctima de las trampas que le pone su tío Scar (Chiwetel Ejiofor) para culparlo por la muerte de Mufasa (James Earl Jones). Años más tarde, Simba se entera de los macabros planes de su tío gracias a Nala (Beyoncé Knowles-Carter), quien lo invita a regresar a Pride Rock para reclamar el trono que por derecho le pertenece. A excepción de la comedia que ofrecen Timón (Billy Eichner) y Pumbaa (Seth Rogen) en esta ocasión y una canción nueva por parte de Beyoncé, la cinta recrea cuadro por cuadro la mayor parte de las escenas que han hecho de la original un clásico. Lo anterior es una ventaja y una desventaja al mismo tiempo: por un lado, satisfará a los puristas que ven a la de 1994 como una memoria intocable de su infancia, pero decepcionará a aquellos que esperaban encontrar algo nuevo en términos narrativos.

Fuente: Disney

En cada cuadro del filme se puede apreciar la disciplina con la que Favreau siguió el material original, pero también existen breves vistazos de una cinta más divertida y que hace un mejor uso del talento a su disposición cuando la producción se permite respirar y jugar un poco con los elementos que tiene a su disposición. Esto es particularmente notorio cuando Timón (Eichner) y Pumbaa (Seth Rogen) entran en escena, ya que sus diálogos y la comedia que existe entre ambos actores aligeran la teatralidad y seriedad con la que el resto del elenco se aproxima a los personajes.

Asimismo, dada la extraña combinación entre animales fotorrealistas y números musicales, The Lion King (2019) saca a relucir sus orígenes teatrales y shakespearianos por lo artificial y exagerada que resulta esta mezcla y por momentos puede sentirse que lo que se ve en pantalla es una puesta en escena donde al final saldrán los actores a recibir un aplauso. No es exactamente algo negativo si pensamos que la historia está inspirada en Hamlet de William Shakespeare y que en parte también se trata de un musical, pero tampoco es exactamente algo que el público esperaría sentir con una película en la pantalla grande. Chiwetel Ejiofor, en específico, es el actor que más se aprovecha de esta característica para hacer de Scar el personaje más teatral de todos (incluyendo su famoso número musical, Be Prepared).

Fuente: Disney

Por otra parte, son las voces de Donald Glover (Spiderman: Homecoming) y Beyoncé (Dreamgirls) las que más decepcionan al no darle a Simba y a Nala personalidades que destaquen por encima de los demás. Mientras Glover suena un tanto genérico, Beyoncé no puede actuar con su voz para que en lugar de escuchar a la famosa cantante, nos enfoquemos en el desarrollo de Nala como personaje.

También es importante comentar que la mezcla entre la animación y las voces hace de algunos momentos importantes escenas que no poseen el impacto emocional que tenían en la caricatura de 1994. La muerte de Mufasa (Earl Jones), por ejemplo, es un caso interesante de analizar por el limbo en el que existe, ya que trata de mantenerse en un territorio “para toda la familia” a pesar de la tecnología fotorrealista con la que está construida. Sin embargo, por más real que esta resulta, tampoco se apega demasiado a las leyes de la naturaleza en lo gráfica y explícita que pudo haber sido. Entre todas estas contradicciones, es posible que la audiencia pierda de vista la intención narrativa de estas escenas y, en su lugar, preste más atención a las cuestiones técnicas que hacen de The Lion King (2019) un híbrido que necesita varias revisiones para disfrutarlo por completo.

Fuente: Disney

Disney tiene por delante una tarea difícil con todos los remakes que está produciendo, ya que todavía no encuentra el balance que se necesita para contar la misma historia dos veces y ofrecer algo distinto en cada experiencia. En lo que respecta a The Lion King (2019), se agradece la inversión tecnológica que existe y el espectáculo visual –único hasta el momento– que ofrece al ser vista en una pantalla de cine. Pero una vez que las luces de la sala se encienden, es probable que lo único que este remake logre es que la audiencia quiera salir corriendo a ver la original en la comodidad de su hogar.

A diferencia del live-action de The Jungle Book (2016), también dirigido por Favreau, The Lion King (2019) está destinado a imperar a la sombra de la animación de 1994.

Más sobre
esta película

The Lion King

3.9
  • Géneros
  • Animación
  • Aventura
  • Drama
  • Infantil
  • Musical
  • Actores
  • Donald Glover
  • Seth Rogen
  • Chiwetel Ejiofor
  • Año de inicio
  • 2019
Ver ficha de la película

Califica esta película

The Lion King (2019)

Continuar leyendo

Hoy