Notice: Uninitialized string offset: 0 in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Trying to get property 'name' of non-object in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Undefined variable: data_tipo in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 203

The Sea Beast o cómo contar algo muy complejo que en apariencia es sencillo

Hace 2 meses
Por

En 1851, Herman Melville escribiría una vasta alegoría filosófica de la vida. El escritor contaba la historia del capitán Ahab que se guiaba por un solo objetivo: matar a la ballena blanca que tiempo atrás le arrancó la pierna izquierda mientras luchaban. Si bien Melville satirizaba las tradiciones religiosas, los valores morales, las figuras literarias y políticas de la época, el arco de Ahab desembocaba en una tragedia: se convertiría en la víctima de su propia venganza. 

Es el retrato de Chris Williams (quien co-dirigió Big Hero 6 y Moana), junto a un trabajo en conjunto en el guion con Nell Benjamin, en la reciente película de Netflix, The Sea Beast, lo que parece darle un atributo extra al arco en el desarrollo del capitán de Moby Dick.

Crédito: Netflix

The Sea Beast se desarrolla en medio de una gran guerra entre monstruos y hombres. Los últimos, financiados por un Rey (Jim Carter) y una Reina (Doon Mackichan). El otro héroe de esta historia es Jacob Holland (Karl Urban), que creció en un barco de caza llamado Inevitable, dirigido por el despiadado Capitán Crow (Jared Harris), el Ahab de esta historia, representante del cazador de la vieja escuela, alguien que lleva haciendo esto durante tanto tiempo y que vive obsesionado con cazar a la criatura que le quitó el ojo sin importar el costo. Cuando Maisie (Zaris-Angel Hator) se esconde en su barco mientras cazan a la bestia marina, un gigante rojo conocido como Bluster, todo cambia.

“Puedes ser un héroe y aun así estar equivocado”. No es exactamente un tema nuevo en la ficción de aventuras, pero se siente como uno más importante para el mundo de hoy. Las películas animadas que se han sostenido en la historia, confían en los niños para seguir tramas y temas complejos y, definitivamente, esta obra es una de ellas. Es el ejemplo perfecto de cómo la atención al detalle contribuye a contar algo muy complejo que en apariencia es sencillo.

Crédito: Netflix

La fortaleza más grande de The Sea Beast se encuentra en el guion: entrelaza referencias obvias a Melville y al célebre capitán de su Moby Dick, Ahab. Pero también le otorga lo que Herman no le permitió en su momento: redimirse, cambiar. La película asume riesgos narrativos en el sentido de que es una cinta de caza de monstruos que, en última instancia, es contra la violencia. Y no solo eso, sino que pone en duda aquellos textos históricos que han sido tomados como verdades absolutas a lo largo de muchas generaciones. Es la diversidad de temas que toca en un guion que se preocupa por los matices, por los personajes de su historia.

Las criaturas en sí mismas son una maravilla de diseño: lo suficientemente caricaturescas para expresiones legibles y lo suficientemente imponentes como para asustar momentáneamente a los miembros más pequeños de la audiencia. Su trabajo de animación también se ve reflejado en su océano que despliega agua animada con gran habilidad. En la superficie, mientras los barcos de caza merodean por el mar en busca de criaturas temibles, el agua brilla y se agita. Debajo, cuando los marineros son ocasionalmente arrastrados por los monstruos, la oscuridad crea una belleza sobria y etérea.

La película, con una ejecución aparentemente sencilla, construye temas complejos, invita a considerar cómo la sociedad trata a las personas que ve como diferentes. Ofrece buenas lecciones sobre cómo aprender de nuestros propios errores, evaluar la confiabilidad de las personas y, por supuesto, los méritos de la amabilidad. Incluso ofrece estos temas positivos sin sentirse sermoneador o irritante.

The Sea Beast es el ejemplo perfecto de cómo la atención al detalle contribuye a contar algo muy complejo que en apariencia es sencillo.

Sin embargo, el filme no está exento de la influencia Disney y es comprensible: su director, Chris Williams, es un veterano con dos décadas de experiencia en Walt Disney Animation Studios, donde se encargó de dirigir equipos responsables de Bolt, Big Hero 6 y Moana. Hay un poco de Moana en esta historia de un marinero experto que asesora y aprende de un joven de cabello rizado, así como una pizca de Piratas del Caribe, donde los soldados de la corona desafían a los a los expertos en la materia para tomar el control, el trabajo de cazar monstruos. 

Lejos de la esfera de Disney también hay fuertes matices de Cómo entrenar a tu dragón, otra representación de una sociedad que vive con miedo a las criaturas fantásticas. Cuando Jacob y Maisie se separan de su tripulación, se encuentran cara a cara con una enorme bestia con cuernos, a quien Maisie apoda Red. Aunque la criatura podría no tener el encanto de Chimuelo, su respuesta a los protagonistas desafía algunas suposiciones sobre estas criaturas marinas, derivadas de los libros y mapas antiguos que se exponen como factores que formaron la vida de Maisie

El filme es, en todo sentido, una señal esperanzadora de que Netflix podría comenzar a convertirse en una voz más prominente en la animación original. Representa una oportunidad para que el público examine sus nociones de lo que constituye la monstruosidad y quiénes son los verdaderos monstruos.

En medio de una actualidad en la que las películas-evento se apoderan de la cartelera, es lamentable que esta historia, muy por encima de lo visto recientemente en salas de cine, no haya llegado a la pantalla grande. 

https://youtu.be/gGRptgjtAkY

Continuar leyendo

Hoy