The Toys That Made Us

Artículo

Un viaje por el universo de los juguetes de Star Trek

Hace 2 años
Por

Bitácora de It’s Spoiler Time: la segunda temporada de la serie sobre los juguetes que amamos ha aterrizado en Netflix y con ella la historia de una de las franquicias espaciales más importantes y con más fanáticos en todo el mundo.

¡No! por supuesto que no nos referimos a Star Wars…sino a aquella serie de culto de los ‘60 cuyo éxito trajo aparejado nada menos que 13 películas, una serie animada y varias series live action, una de ellas producida actualmente por el gigante de streaming. Hablamos de Star Trek o Viaje a las Estrellas, como más les guste a los nostálgicos. 

El primer episodio de esta segunda parte de The Toys That Made Us nos cuenta los altibajos (más bajos que altos, a decir verdad) de la industria juguetera que a comienzos de los 70 vio en el universo creado por Gene Roddenberry la gallina de los huevos de oro. 

Únete a la flota estelar en un viaje directo al pasado para descubrir algunas curiosidades acerca de esta extraña colección de juguetes.

Los juguetes piratas más bizarros

Cuando Star Trek apareció por primera vez en 1966 rápidamente se convirtió en un rotundo fenómeno. Quién iba a imaginar que este western espacial que incluía a diversas razas del universo iba a despertar tremenda fascinación en grandes y chicos.

Por aquel entonces, las industrias de juguetes no solían invertir en figuras de ciencia ficción y recién cuando se dieron cuenta lo que había generado Star Trek, la serie original había sido cancelada por la NBC.

Sin embargo, eso no impidió que las marcas intentaran venderles a los más pequeños cualquier cosa con el logo de la franquicia. Soldaditos que representaban a a la flota estelar, cascos jamás vistos en la ficción que llevaban inscritos los nombres de los personajes, walkie- talkies que en nada se parecían a los famosos móviles con los que se comunicaban la Federación. Aviones, tanques, insectos gigantes…cualquier juguete que ya existía se transformaba en Star Trek con solo pegarle una calcomanía.

La primera colección original

A principios de los ‘70, la empresa familiar de juguetes Mego Corp comenzó a apostar a lo grande, comprando las licencias de series de TV y películas para construir figuras de acción. Con el tiempo, su dueño, Marty Abrams, sería conocido como el padre de los juguetes modernos que hoy todos conocemos.

Por supuesto, Mego Corp ansiaba diseñar los juguetes de este imperio espacial y así lo hizo. El problema era que la ficción original de Star Trek ya no existía, y a pesar de la serie animada comenzaba a dar sus frutos en una nueva generación, la empresa perdía ganancias. Finalmente, en 1979 las estrellas se alinearon y salió la primera película de la franquicia, dándole a Marty el pie para posicionar su nueva colección.

El Capitán Kirk, Spock, Bones, Scott y Klingon fueron las primeras figuras que salieron al mercado. Más tarde se incorporaría la teniente Uhura, la única mujer de la tripulación que llegaba para hacerle frente a las famosas Barbies. La colección contaba con un transbordador, los famosos phasers y un comunicador.

Dato curioso: la empresa de Marty compró los derechos a solo 5000 dólares y con los años logró recaudar más de 50 millones.

Malas decisiones

La primera película de Star Trek no logró colmar las expectativas de los fanáticos, y para colmo, Star Wars ya había aterrizado en los cines y en las casa de miles de chicos que esperaban ansiosos poder jugar con Han Solo y el joven Luke Skywalker.

Mego Corp quebró y Star Trek lanzó una segunda película titulada Star Trek II: La Ira de Khan (1982). Con mucha más acción, esta vez el filme se convirtió en todo un éxito. Pero las malas experiencias llevaron a la franquicia a tomar la decisión de no hacer ningún juguete, perdiéndose la gran oportunidad de competir contra el universo de George Lucas.

La compañía Galoob, hoy propiedad de Hasbro, fue la encargada de realizar los juguetes luego de la llegada de la tercera película, cometiendo grandes errores desde un principio. Creían que el público objetivo eran solo niños y por ello no le prestaron atención a algunos detalles de las figuras que todo buen fanático sabía reconocer.

Galoob produjo los juguetes de la decepcionante quinta película bautizada como Star Trek V: La última frontera y de la serie The Next Generation, antes de la llegada triunfal de una nueva empresa. 

Una nueva esperanza

Con la llegada de la exitosa serie Star Trek: The Next Generation (1987-1994), se abrió un nuevo mercado de posibilidades para la franquicia. Así fue como la compañía Playmates se hizo cargo de los productos por varios años, siendo la principal linea de figuras de Star Trek de la historia e incluyendo colecciones de la serie original, de Deep Space Nine (1993-1999) y Voyager (1995-2001).

Playamates encontró darle la vuelta al problema de los juguetes de Star Trek diseñando exclusivamente para aquellos fanáticos adultos que solían observar todos los detalles.

Phasers idénticos a los que se veían en pantalla, modelos a escala real de los transbordadores y la famosa nave Enterprise enloquecieron a los seguidores. Varias versiones de los protagonistas y hasta figuras de algunos personajes secundarios y ocasionales arribaron al mercado, así como también ediciones limitadas. La imposible colección de Playmates llegó a tener un total de 400 modelos distintos.

En 2010, la empresa finalmente perdió la licencia de la saga. 

El futuro llegó

En 2017, Netflix decidió revivir la saga de culto estrenando una nueva serie precuela. Hablamos de Star Trek: Discovery, creada por Bryan Fuller y protagonizada por Sonequa Martin-Green como la hermana de Spock.

Con una segunda temporada confirmada, el universo trekkie continúa expandiéndose y con él la llegada de nuevos y fascinantes juguetes.

Como diría el señor Spock: “Larga vida y prosperidad”.

Más sobre
esta serie

The Toys That Made Us

  • Emisión
  • Netflix
  • Géneros
  • Documental
  • Año de inicio
  • 2017
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

The Toys That Made Us (2017)

Hoy