#Westworld Artículo

El acertijo de la esfinge trajo respuestas

El cuarto episodio de la segunda temporada de Westworld es, hasta ahora, el más largo de la temporada. Con unos diez minutos adicionales, nos trajo bastantes respuestas.

Para empezar, logramos entender el verdadero plan de DELOS: evitar la muerte transfiriendo la consciencia de un humano dentro de un anfitrión. Esto es lo que William está intentando desde que James Delos, padre de Logan y de su mujer, Juliet, fue diagnosticado con un cáncer terminal. El proyecto lleva años, pero aún no ha obtenido resultados satisfactorios. 

El constante fracaso de este proyecto, más el fracaso de su propia vida, han llevado a William a volcarse al parque, transformándose en el hombre de negro casi a tiempo completo. El suicidio de su mujer y la relación nula con su hija (al menos, eso es lo que él siente) fueron probablemente el detonante. A William ya no le importa DELOS, ni sus planes maquiavélicos, ni nada. Él está obsesionado con los anfitriones y con lo que hay más allá de ellos. Los juegos y laberintos planteados por Arnold y Ford.

La nueva obsesión que se le ha disparado luego de la muerte de Ford lo dirige a Glory, acompañado por Lawrence. En su camino va encontrando distintos obstáculos, siendo el de esta semana los Confederados que Teddy dejó escapar. Estos salvajes, que también quieren llegar a Glory (aunque parece que no saben muy bien porqué ni dónde se encuentra este ansiado lugar) arrasan con Las Mudas, el pueblo de Lawrence. Y esto da lugar a una nueva mirada sobre William: el eterno villano defiende, por primera vez, a alguien. Salva a la familia de Lawrence y al pueblo. Tal vez, William no es tan malo como parece. Tal vez todavía queda algo dentro de él similar a ese primer William que se enamoró de Dolores.

Y en esta nueva faceta que parece ser que estamos presenciando del hombre de negro, cae perfecto Grace. La audaz mujer que vimos sobrevivir a la rebelión de The Raj, al tigre, al océano y a los nativos es nada más y nada menos que su hija. Esto es algo que ya nos habíamos imaginado, pero que finalmente se ha confirmado.

El nuevo interrogante es cuáles son sus motivos para estar en Westworld o en The Raj, cuál es su obsesión (hemos visto su libreta en el episodio anterior, en la que parecía estudiar con minucia el parque). Tal vez esta reunión familiar los haga descubrir a ambos que son más parecidos de lo que creen. Habrá que ver si Grace realmente odia tanto a William como él cree. 

Y ya que hablamos de Grace, volvamos a los nativos, algo que creo que está pasando desapercibido y terminará teniendo relevancia. Los hemos visto capturar humanos y distinguirlos sin problema de los anfitriones, e incluso decirle a Héctor que no hay lugar para ellos (los seres humanos) en el nuevo mundo. Sin embargo, en este episodio, nos enteramos por Stubbs (que fue el primer capturado, en el final de la temporada uno) que no los están matando, como sí lo hacen los otros anfitriones. 

Grace escapa, pero Stubbs se queda. En un encuentro con el líder de los nativos y todo parece indicar que va a perder la vida. Sin embargo, este le susurra que la muerte se da cuando ya nadie te recuerda. Y lo deja vivir. ¿Qué significa esta frase? ¿Querrán los nativos salir al mundo real, como Dolores, y dejar a los seres humanos encerrados en el parque, hasta que caigan en el olvido eterno?

Lo más significativo de este episodio fue, sin duda, el retorno de Elsie. No, no estaba muerta. O al menos, eso quieren hacernos creer. Como nuestro narrador en esta parte es Bernard, es todo un poco confuso. 

Clementine lo deja en una cueva donde se encuentra con Elsie, encadenada y enojada porque fue él quien la puso ahí, y juntos ingresan a un laboratorio oculto. Porqué Bernard le perdonó la vida a Elsie (aunque parece que iba en contra de las órdenes que le daba Ford en ese momento), es algo que todavía no sabemos. 

El laboratorio al que ingresan es nada más y nada menos que donde se encuentra el host con la mente de James Delos. Una masacre ha ocurrido ahí adentro. La pregunta siempre es cuándo. 

 

Bernard no para de preguntar “Is this now?“. Sus recuerdos, nos explica Elsie, están saltando de un lugar a otro, no logra establecer un orden, una secuencia de los hechos. Eso le da un tono confuso a todo.

Él sabe que ya estuvo allí, por órdenes de Ford, creando algo que todavía no sabe bien qué es y, sobre el final, descubre que es el responsable de la masacre que sucedió. Además, junto a Elsie, descubre que el sistema de código que se utilizó en James Delos es el mismo que él ya vio en Peter Abernathy

¿Qué creó Bernard en ese laboratorio? ¿Acaso veremos volver a Ford o, mejor dicho, a su consciencia, en el cuerpo de un host? ¿De cuál? 

El cuándo sigue latente. Cuando Elsie ingresa y descubre a Jim, Bernard está intentando recordar qué sucedió allí y dice “no estoy realmente aquí contigo, ¿verdad?“. Esto nos hace sospechar que esta resurrección de Elsie puede no llegar a durar. Sobre todo porque Bernard está un poco inestable y ella le hace prometer que no le va a mentir ni va a lastimarla más, justo cuando él se recuerda culpable de matar a todos en ese laboratorio. Además, cabe considerar que en la línea temporal que parece el presente (cuando ingresa el equipo de rescate), Bernard está solo nuevamente y ha matado a todos los anfitriones.

Claramente, el juego de las líneas temporales no es sólo una decisión estética. El constante cuestionamiento de Bernard acerca de cuándo es el ahora y lo que le dice la hija de Lawrence a WilliamSi estás mirando hacia adelante, estás mirando en la dirección equivocada“. El secreto, la clave del nuevo juego, se encuentra, probablemente, en el pasado. 

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.