Stranger Things

Artículo

11 razones para enamorarte de Eleven

Hace 7 años
Por

Stranger Things es sin lugar a dudas la serie del momento y claramente se perfila como una de las preferidas del público en la franja etaria de los 25 años en adelante.

Sus referencias a la cultura pop ochentosa han hecho de su visionado una auténtica búsqueda del tesoro en materia de films y memorabilia de la década dorada del cine de aventuras. Pero si hay un personaje que se ganó el corazón de los espectadores esta ha sido el personaje de Eleven, y por eso queremos darles 11 motivos (Eleven significa 11 casualmente! 🙂 ) ordenados cronológicamente en la trama para que la amen si es que aún no lo hacen.

1 Sabe disfrutar de los placeres de la vida

Antes siquiera de encontrarse con sus compañeros de aventuras y aún frente al peligro más extremo, Eleven sabe que ingerir comida chatarra es la base de una alimentación de un niño responsable. En definitiva un largo camino se vislumbra por delante y es necesario estar lista para el mismo.

2 Sabe cómo hacer una entrada impactante

Tres amigos armados linternas se sumergen en la noche mas inhóspita para lograr encontrar al cuarto integrante del grupo; nada puede detenerlos en la misión más importante de su corta vida. Bueno, casi nada: en el medio de la nada surge la imagen de Eleven, aún más desorientada que ellos esperando algún tipo de certeza en este universo tan nuevo para ambos.

3 Sabe cómo escandalizar a los chicos con su presencia

Aunque su apariencia es casi andrógina, no deja de conmover a los niños en esa edad tan particular en la que la presencia de una mujer es algo tan deseado como temido. La mera idea que ella permanezca en la casa de uno de ellos resulta algo tan prohibido como arriesgado, creando un nuevo lazo de complicidad entre los circunstanciales protectores.

4 Amamos su manejo del lenguaje de señas

La comunicación con sus pares también es un problema para Eleven. Sin embargo se las arregla bastante bien para transmitirle a sus nuevos compañeros que viene de un lugar peligroso al que no quiere volver.

5 No hace un uso abusivo o ínfimo de sus poderes...

Ya sus ojitos nos adelantaban lo que vendría cuando Dustin (otro personaje que amamos) la pone a prueba sobre su poder para hacer levitar El Halcón Milenario: ella no duda en dejarlo caer.

Una damita con carácter.

6 ... pero hace un uso abusivo o ínfimo de sus poderes

A pesar de lo que acabamos de señalar, tenemos que ser honestos: en caso de tener algún poder telekinético el primer uso que le daríamos sería para hacer volar nuestras naves de Star Wars o Star Trek (elijan aquí la franquicia de su mayor agrado). O sea: ¡hubiéramos pedido lo mismo que Dustin! 🙂

Eleven es una de nosotros también y ni bien se queda sola y aburrida lleva a cabo nuestra fantasía de tener a esa gloriosa nave flotando frente a nuestros ojos.

7 Logra enmudecer a tres niños a la vez

Cuando Eleven sale del baño con su recién adquirido look femenino y los tres niños se quedan mudos mirándola sabemos que definitivamente al menos uno de ellos ya ha sido cautivado por esta nueva faceta de la misteriosa niña.

8 Sabe patear traseros con estilo

Que el vestido rosa y la melena rubia no los confundan: estamos en presencia de una verdadera bad ass girl, y así lo demuestra cuando alguien se anima a molestar a uno de sus amigos. Con la mirada fija en su víctima hace que él mismo se orine frente a todo el colegio. Sí, señoras y señores: en tiempos de bullying nada mejor que una buena Eleven a mano.

9 Va por lo que quiere sin pedir permiso

Cuando Eleven tiene ganas de comer sus waffles Eggos nada la detiene, y así lo demuestra en esta escena que parece salida de Terminator. Amamos esa perseverancia por la comida chatarra.

10 Cuando tiene que ser ruda, no teme serlo

El arco de su personaje nos lleva desde la indenfensión inicial hasta un dominio de sus poderes siempre en favor del otro. Pasando de instrumento de la voluntad ajena a convertirse en la arquitecta de su propio destino.

11 Aprendió a dar la vida por el grupo

Sin lugar a dudas la escena en la que la recordaremos por siempre: cuando se unió definitivamente al grupo y a nuestros corazones. La amistad en su grado máximo de pureza y el crecimiento de esa niña que apareció pidiendo ayuda y que terminó convirtiéndose en la pieza clave de este gran rompecabezas que es Stranger Things. Eleven nos dejó muchísimas enseñanzas y muchos recuerdos de una época que creíamos pasada, pero que gracias a ella y sus amigos hoy sentimos más presente que nunca. Un viaje que compartimos juntos con esa niña que nos enseñó que con pocas palabras se puede construir un universo de referencias que nos hagan sentir a salvo. Porque para muchos Stranger Things es exactamente eso: volver a ese hogar donde nos sentimos a salvo, ese lugar donde las cosas no cambian y son deliciosamente familiares, volver a ese lugar mágico y eterno que es la infancia.

Más sobre
esta serie

Continuar leyendo

Hoy

Suscribirse