El Mantequilla: maestro de la estafa es una serie que no cae en la trampa del melodrama - Spoiler Time

El Mantequilla: maestro de la estafa es una serie que no cae en la trampa del melodrama

Imagen principal de la nota
¿Sentiste que El Mantequilla: maestro de la estafa es una serie fresca? Felipe Martínez nos cuenta los porqués.

El Mantequilla: maestro de la estafa aterrizó en la plataforma de Star+ para dar un toque fresco a los contenidos de streaming y ofrecer una historia diferente, sin melodrama de por medio. El protagonista es Emiliano Escamilla (Alberto Guerra), un estafador mexicano de los 80s, quien busca justicia para su madre, pero, en vez de optar por la violencia, recurre a la innovación.

Emiliano es camaleónico e ingenioso. Su habilidad para cambiar de personalidad, disfrazarse e incluso poner acentos nos deja perplejos. Este poder de mimetización es su as bajo la manga y, por ello, es bautizado como “El Mantequilla”. A lo largo de la serie, lo vemos de cantante, abogado, experto en arte, vendedor de seguros y ¡mucho más! En El Mantequilla nada es lo que parece y ese es el gancho de la producción, acompañado de un toque de crítica social y humor negro, que amamos.

De hecho, el director y showrunner, Felipe Martínez, cuenta a Spoiler Time que lo más retador fue conseguir el tono en la actuación de la serie, es decir, lograr que los actores interiorizaran que no era una comedia per se, aunque tuviera ese matiz cómico.

La realidad, fuente ilimitada de inspiración

La serie se rodó en plena pandemia y, como dice el refrán, no hay mal que por bien no venga. Las pausas derivadas del contexto ayudaron para reconstruir la narrativa con ideas más poderosas y tejer la historia de atrás para adelante, de acuerdo con Olfa Masmoudi, head writer de la producción, quien también habló con Spoiler Time. Para la guionista, lo más complejo fue tener la estructura clara, entender el objetivo final y darle un buen cierre a cada capítulo.

En El Mantequilla todo parecido con la realidad es pura coincidencia, pero, la vida, en general, da mucha materia prima para inspirarse y en infinitas ocasiones supera a la ficción. El Mantequilla está basada en muchos engaños reales, sobre todo en historias que habíamos escuchado. Nuestra historia empezó como la película Atrápame si puedes, es decir, una persona que no es estafador y las circunstancias lo llevan a ello. También, hubo un documental, Los ladrones viejos, el cual nos ayudó para entender cómo funcionaban esas relaciones entre ladrones y policías. No obstante, quisimos encontrar una nueva voz y hacer la serie original”, señala Felipe.

Renovación de los valores policíacos y una mujer al mando

Tras los pasos de Emiliano están la detective Elena Robles (Mayra Batalla)- primera mujer con dicho cargo en su departamento- y el reportero Pablo Garduño (Iván Aragón). Harán lo posible con el fin de atrapar al escurridizo y más famoso estafador de México. “Para construir la historia, la única base que teníamos era un personaje estafador en los 80s, que se llamara El Mantequilla. Fue un proceso arduo de investigación de la actualidad mexicana en aquella época y sobre todo de estudiar bien el pulso político, en el marco de una renovación de los valores policíacos tras la caída de Arturo Durazo Moreno, ‘El Negro’– quien fue jefe del Departamento de Policía y Tránsito (Secretaría de Seguridad Ciudadana, en la actualidad) de Ciudad de México-”, detalla Olfa.

“Contextualizamos la mentalidad de la época mediante las vidas de los personajes. Ahondamos en conocer más cómo eran las mujeres policías en ese entonces. Por ello, me fascina el personaje de Elena, sobre todo porque no depende de un hombre para tener su historia. Es gratificante. Lucha contra esas pequeñas violencias masculinas, que la hacen de menos. Es curioso cómo, pese a darse su lugar, no dejan de llamarla ‘Elenita’. Se gana el respeto a través de la perseverancia y terquedad. Por otro lado, me gustó que su pareja fuera una mujer. Jugó a favor de la historia y de cómo esconde su vida privada sin contaminar la profesional”, agrega la guionista.

Alberto Guerra protagoniza uno de sus papeles más camaleónicos en "El Mantequilla: maestro de la estafa", de Star+.

La "antepenúltima" moda

El proceso estético y visual pone especial foco en el detalle para conseguir una contextualización ad hoc a la época, que se refleja en los coches, localizaciones y sobre todo en el diseño de vestuarios, que van marcando el paso de la transformación del protagonista con una esencia única en cada capítulo. “Tomamos la decisión de utilizar colores opacos y café, teñidos de un estilo retro. Los edificios, salvo alguna excepción, no son ochenteros, sino que están a la antepenúltima moda. Dado que no teníamos mucho presupuesto, metimos planos de stock y usamos filmaciones de gente que vino a México durante los 70s. Por ejemplo, también buscamos grabaciones en ocho y 16 milímetros, que metimos de fondo en los planos donde van en coche. A su vez, apostamos por una música sintetizada con baterías electrónicas, pues queríamos que sonara con ese tono policiaco tipo Manhunter o Thief, de Michael Mann, apunta Felipe.

El director colombiano añade que ¡por supuesto le encantaría una segunda temporada de la serie! Tras este rodaje, el también showrunner reafirma que México es su casa y volvería a filmar con este crew mil veces. “Es maravilloso el equipo humano que armamos”. A Olga, por su parte, le encantan las historias torcidas y raras. Su ideal es allanar el camino en el mercado hispano para hacer más eco de estas tramas, que critiquen la actualidad con humor, acidez y: “no ponértelo en la cara, sino jugar con las premisas y soltar la imaginación” como El Mantequilla: maestro de la estafa.

Video
"El Mantequilla: maestro de la estafa" ya está disponible en Star+.
https://www.youtube.com/watch?v=2AaM_16WoCg

Más en Spoiler Time