Gareth Edwards habla de Resistencia: cómo es un sueño para él, las secuelas y la experiencia de filmar en varios países - Spoiler Time

Gareth Edwards habla de Resistencia: cómo es un sueño para él, las secuelas y la experiencia de filmar en varios países

Imagen principal de la nota
El director de este éxito de taquilla dice presente... y deja mucha tela para cortar.

The Creator, Resistencia en Hispanoamérica, es un éxito. La nueva película de Gareth Edwards se está convirtiendo en la favorita del público y pinta para ser una de las que van a arrasar en las próximas entregas de premios. A propósito de su estreno, Edwards nos contó algunos detalles de la filmación de la cinta y, sobre todo, de las ideas que tiene para una secuela… ¡Hasta una trilogía!

Spoiler Time: Mencionaste que ves la película no como una obra de teatro sino como un sueño. ¿Podrías hablar un poco sobre los elementos que sirvieron de base para el proyecto?

Gareth Edwards: Sí, es que el problema surge al escribir un guion. Mis momentos favoritos en el cine son momentos realmente cinematográficos, sean los que sean. Si lees el guion de esas películas, esos momentos no resaltarían en la página. Son cosas no verbales, como la música, el diseño de sonido y la cinematografía las que te ponen la piel de gallina. Pero en un guion solo son otro momento más, no se aprecian tan bien. Lo que funciona realmente bien en los guiones son las discusiones o los diálogos ingeniosos, el conflicto entre personas, como en una obra de teatro. Y, personalmente, no soy fan de los guiones como base para la película, porque no capturan la mayoría de las razones por las que quiero hacer la película.

Por eso, una de las cosas que hago al comienzo es crear una especie de biblia visual. Para cada escena de la película hay una serie de imágenes que transmiten la sensación que quiero lograr. Y luego está la música: hago una lista de reproducción con lo que me gustaría usar en cada sección de la película. Cosas así. De hecho, encuentro que es más útil incorporar a las personas al proyecto. Les muestro todo ese material y de repente dicen “oh, ok, ahora lo entiendo”. Los guiones por sí solos son bastante limitantes, creo yo, para ser la prueba de concepto de algo que es una experiencia muy audiovisual.

ST: ¿Tienes alguna idea para secuelas o consideras Resistencia como una historia independiente?

GH: Sí. Es curioso, porque siempre que tengo un poco de tiempo libre y quiero sentarme a ver algo, siempre termino discutiendo con mi novia. Ella quiere ver series de televisión, ya sabes, devorar algo en streaming, y yo quiero ver películas. Y nunca podemos ponernos de acuerdo. Y ella me dice “¿por qué no quieres ver televisión? ¿Nunca ves series de televisión? ¿Cuál es el problema?” Tuve que pensarlo, quería saber cuál era mi problema. Y entonces me di cuenta de que realmente me gustan los finales. Mi parte favorita de una historia es cómo termina. Es como ese momento épico. Como de una broma la mejor parte es el remate. Así que cuando trato de idear una historia, siempre trabajo hacia atrás desde el final para lograr que sea este clímax lo más impactante posible. Todo lleva a ese momento. Por eso esta historia es autoconclusiva. A pesar de eso, amo el mundo en el que todo existe, fue increíble diseñar y construir todo  y filmarlo en estos hermosos países, pero sería un problema agradable tener al estudio acercándose y diciéndote “hey, Gareth, necesitas pensar en algo más. Necesitamos una secuela,” o algo así. Pero eso no está en mi agenda. Realmente no me interesa hacer eso. Esta es una película única. Así que, crucemos los dedos. Aunque, si es un éxito, estaré completamente retractado. “¿Dije eso? Oh, no. Siempre fue pensada como una trilogía”.

ST:  La película se filmó en varios países, como siete u ocho. Cuéntanos sobre eso. ¿Por qué decidiste hacerlo así y qué aporta esto a una película en términos de beneficios creativos? ¿Qué obstáculos y desafíos trae consigo?

GH: Principalmente, creo que son todos beneficios. Normalmente, cuando haces una película como esta, lo que sucede es que diseñas el mundo. Creas todas estas piezas de arte geniales. Las muestras al estudio y ellos dicen “nunca encontrarás un lugar que se parezca a esto. Tendrás que construirlo en un estudio de sonido. Costará 200 millones de dólares y lo filmarás frente a una pantalla verde”. Y nosotros decíamos “no. Olvídense de las imágenes literales. Esto es solo la idea. Lo diseñaremos con base en lo que realmente filmemos. Así que haremos todo el diseño cuando terminemos la película”. Hicimos la película de manera inversa, por así decirlo. Y es que si mantienes un equipo lo suficientemente pequeño, el costo del equipo es tan bajo que es más barato volar a cualquier parte del mundo que construir un set. De repente, la idea de buscar cada una de las locaciones según la escena se convirtió en una realidad. Elegimos cuidadosamente los volcanes de Indonesia, los templos budistas en el Himalaya, las ruinas de Camboya y las aldeas flotantes, entre otros. Fuimos a ocho países diferentes y filmamos la película de una manera más similar a una película independiente, hasta cierto punto.

Luego, cuando todo estaba terminado, teníamos un gran presupuesto para Industrial Light and Magic y otros proveedores. Básicamente, editamos la película, tomamos fotogramas de cada toma y se los entregamos al director de producción y al artista conceptual. Lo que normalmente sucede un año y medio antes, ahora estaba sucediendo durante la edición. Y ellos estaban pintando y diseñando toda la ciencia ficción solo en las tomas que realmente estábamos usando. Y es que no pintas a la izquierda o a la derecha del encuadre: todo es muy eficiente; solo usas lo que ves.

Y sí, todo lo que me gusta de la película es el resultado de hacer las cosas de manera diferente. Así que me siento muy emocionado. Siento que nunca quiero volver a la forma tradicional de hacer una película, básicamente.

ST: ¿Qué te inspiró a diseñar la historia entre una guerra entre América vs Nueva Asia?

GH: Sí, de hecho, probé varias combinaciones diferentes, como Europa y, sabes, Sudamérica. Pero al final la idea de enfrentar a América contra Nueva Asia se convirtió en la forma más sencilla y clara de dividir el mundo en dos. Además, cuando era niño, tuve la oportunidad de viajar de vacaciones a Asia y eso dejó una profunda impresión en mí. Me asombró ver la fusión entre elementos de un pasado lejano, como la espiritualidad, las historias religiosas y la mitología, con elementos del futuro distante, como naves espaciales y robots. Esa mezcla me pareció especialmente presente en el Sudeste Asiático.

Imagínate, por ejemplo, estar en lugares como Hong Kong, Bangkok o Tokio, donde te encuentras inmerso en una metrópolis que parece sacada de Blade Runner. Sin embargo, si recorres una de sus calles y doblas a la izquierda, te encontrarás con un pequeño templo y un monje budista. Estos contrastes visuales tan marcados me fascinan. Hay una especie de energía que surge de la unión de polos opuestos, como si fueran un positivo y un negativo de una batería. Y, como cineasta, siempre estoy en busca de esa energía en todos los aspectos.

Resistencia sigue en todos los cines de México, ¡no te la pierdas!

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie - 10 episodios
The New Look
Apple TV Plus
Película - 1:45 horas
Los juegos del amor
Netflix
Película - 1:06 horas
This Is Me…Now
Amazon Prime Video
Película - 1:42 horas
A Soweto Love Story
Película - 0:39 horas
Snoopy presenta: Bienvenido a casa, Franklin
Apple TV Plus
Película - 1:16 horas
Einstein y la bomba
Netflix