Our Flag Means Death es la comedia romántica que tanto habíamos pedido - Spoiler Time

Our Flag Means Death es la comedia romántica que tanto habíamos pedido

Imagen principal de la nota
Brenda Amador te explica por qué amó #OurFlagMeansDeath, el más reciente proyecto de Taika Waititi y Rhys Darby.

Realmente cuando escuché que Taika Waititi (Thor: Ragnarok, Jojo Rabbit) estaría involucrado como productor y actor en una nueva comedia, y leí la trama, no pensé que me fuera a impresionar y a gustar tanto. Si bien soy fan de What We Do in the Shadows de FX, no esperaba que Our Flag Means Death de HBO Max, una historia sobre piratas, fuera tan divertida, hermosa, profunda, humana, sincera y conmovedora.

Debo admitir que los primeros episodios, quizás los primeros cuatro, me costaron bastante. No porque me parezcan malos. Simplemente que la historia en ese punto todavía no encuentra su camino, pero cuando lo encuentra, es todo un torbellino emocional.

Quisiera hablar sin spoilers sobre esta serie, pero me parece importante revelar algunas partes de la trama para explicar por qué la considero ya una de las mejores series del año. Our Flag Means Death sigue la historia de Stede Bonnet/Gentleman Pirate (Rhys Darby), un aristócrata de principios del siglo XVIII que sufre una crisis de mediana edad y abandona a su esposa e hijos para convertirse en pirata. Bonnet, como sabrán, es un personaje real. Así que la serie está vagamente basada en su vida. A sus aventuras se suma el capitán Blackbead/ Edward “Ed” Teach (Waititi), también basado en un pirata real.

Crédito: HBO Max

En un principio, parece tratarse de una comedia ambientada en un lugar de trabajo, como The Office o Brooklyn Nine-Nine, pero ¡vaya que da un giro a mitad de temporada! Y ese giro es lo que creo que la hace muy especial. Sobre todo si pensamos en cómo la serie fue promocionada, desde sus pósters hasta sus tráilers. Porque sí, Our Flag Means Death, es una comedia romántica en toda la extensión de las palabras. Y una muy singular pues Stede y Blackbeard, los personajes principales, son el romance principal de esta historia.

El desarrollo de su romance es tan orgánico que aún sigo sin poder creer lo que he visto. Los creativos detrás de la serie nunca la promocionaron como una historia LGBTQ+ y tiene mucho sentido. En palabras del creador y showrunner David Jenkins: “Quería crear un éxito de cuatro cuadrantes… que siguiera teniendo estas relaciones, porque por supuesto, así es la vida. No estamos diciendo, este es un programa de piratas gay. Este es un programa de piratas, y eso es todo. Creo que es un movimiento fuerte, y un movimiento simple. Solo estamos diciendo [casualmente]: Sí, vale, tenemos personajes queer y no binarios” (vía Polygon).

Crédito: HBO Max

Lo que dice Jenkins, identificándome yo misma como bisexual, tiene mucho sentido. Yo me he cansado de que seamos un “género” aparte dentro de las producciones televisivas y cinematográficas. Merecemos vernos representados en cualquier tipo de género ya sea ciencia ficción o drama de época. Y que esta representación sea pensada para nosotros, hecha por nosotros (de acuerdo con Vico Ortiz, quien es de género no binario e interpreta al pirata no binario Jim, había tres escritores no binarios en la sala de guionistas) y que se trate como lo que es, algo completamente normal, sin que los personajes tengan que sufrir por ser queer (porque de esas historias, aunque absolutamente importan, ya hay muchas). Por todo eso, Our Flag Means Death es revolucionaria.

Además, la serie rompe y se aleja del clásico y perpetuamente doloroso queerbaiting, donde el subtexto sugiere que dos personajes del mismo sexo tienen sentimientos románticos y sexuales por el otro, pero esto nunca llega a confirmarse en el texto o en el canon, por ejemplo con la pareja de Dean y Castiel, mejor conocida como Destiel, de Supernatural. Y es que a lo largo de esta primera temporada, se puede ver el uso de todos los tropos de una pareja romántica en Stede y Ed, y al final sí hay una recompensa, pues se consuma su relación con un beso en la playa.

Crédito: HBO Max

Por otra parte, me parece precioso el viaje de autodescubrimiento y crecimiento de Stede, y el cambio positivo que ocurre en él y en Blackbeard una vez que se dan cuenta que pueden aprender mucho el uno del otro. Y realmente lloré de alegría cuando Stede le pregunta a Mary, su esposa, cómo se sentía estar enamorado. Y mientras escucha sus palabras, recuerda los momentos que pasó junto a Ed. Lo que lo lleva a contarle que ya ha experimentado ese sentimiento con un hombre. Y Mary, en vez de rechazarlo, lo acepta con un gran abrazo y sonrisa. ¡Bravo, bravo!

Otro elemento que me gusta de la serie es que no es una simple comedia romántica. No todo es risas. También hay momentos muy íntimos y dramáticos que te estrujan el corazón y tanto Waititi como Darby los saben construir muy bien. Esto se nota sobre todo en los dos últimos episodios, los cuales me parecen brillantes. De hecho, me hicieron llorar a mares porque en ese momento ya estaba muy apegada a Stede y Ed, por lo bien desarrollados que están (son personajes con muchas capas y el guion los muestra vulnerables) y por los obstáculos personales que enfrentaban.

Crédito: HBO Max

En conclusión, Our Flag Means Death es la comedia romántica que como personas LGBTQ+, tanto habíamos pedido, una serie que nos representa, pero con la que cualquiera puede conectar gracias a sus temas universales: el amor, la aceptación a uno mismo, el encontrar un sentido de vida y a una familia –no sanguínea- que te comprende y apoya. Además de decirle adiós a la masculinidad tóxica. ¡Está hecha con el corazón!  y como dijo Waititi en su Twitter, “Love is love baby”.

Más en Spoiler Time