Forever

3.7Artículo

La complejidad de la eternidad en la nueva serie de Amazon

Hace 2 años
Por

El pasado 14 de septiembre, Amazon Prime Video nos presentó el estreno de Forever, la nueva comedia de Matt Hubbard (30 Rock) y Alan Yang (cocreador de Master of None) protagonizada por Maya Rudolph y Fred Armisen, dos viejos conocidos integrantes de SNL.

La historia gira en torno a June y Oscar, un matrimonio de 12 años sin hijos que ha mantenido una rutina constante durante ese tiempo: mismas conversaciones, mismas comidas y mismas vacaciones. Todo cambia cuando ella le propone unas vacaciones en la nieve completamente diferentes y que los llevará a un territorio desconocido en su relación, cuestionando que han hecho con sus vidas personales y como pareja, y cómo las decisiones tomadas los han llevado hasta donde están.

Aunque esto es It’s Spoiler Time y los spoilers, o estropeos, son parte de la identidad del sitio, estamos conscientes de no revelar cosas fundamentales que puedan afectar de sobremanera tu experiencia de disfrutar una serie. Así que me tomo la libertad de decirte que si no la has visto, ve a disfrutarla porque después del tráiler revelaremos el gran secreto.

https://www.youtube.com/watch?v=bagwg_tXlhc

El cambio de planes termina en tragedia cuando nos enteramos que Oscar muere mientras esquiaba. June cae en una profunda tristeza y con ayuda de su amiga intentará salir de ella. Poniendo en marcha su nueva vida, ella comienza a hacer todo lo que alguna vez se limitó a realizar; esto le da resultados y consigue un trabajo fuera del país. El primer paso para su nueva vida termina en otra tragedia cuando June muere en un accidente de avión, e irónicamente así despega la historia.

El reencuentro entre June y Oscar en el más allá, el cual por cierto está muy lejos de ser The Good Place, expone nuevamente todas las rutinas que la pareja tenía en su vida en La Tierra, y aunque de principio esto no parece molestarla, la eternidad pesará en ella, y comenzará un duro cuestionamiento de qué hizo con su vida tantos años al lado de un hombre tan diferente a ella.

Este sentir se verá reforzado con la llegada de una vecina, Kase (Catherine Keener), quien pronto se adaptará a su nueva “vida”, misma que le hará ver a June que todos los cuestionamientos morales que la hicieron vivir una repetida eternidad al lado de su esposo ya no existen más en este nuevo plano en el que ahora se encuentran, enseñándole una nueva forma de vivir.

A partir de este enorme planteamiento y de los dos plot twists que nos da la serie en los dos primeros episodios, Hubbard y Yang comienzan a explorar las relaciones humanas vistas desde la muerte, desnudando por completo el cómo se conforma una pareja (romántica, de amigos, de trabajo, etc.) y cómo los atavismos que cada individuo adquiere desde su nacimiento pueden, o no, afectar su futuro. El porqué el ser humano está atado a cosas que no disfruta hacer: mismas comidas, mismas pláticas, mismas vacaciones, misma rutina y, peor aún, el porqué tenemos tanto miedo a soltarlas, a dejarlas de lado y que no formen parte de nuestra vida. Esta exploración trasciende al espectador que sin dudas se cuestiona en dónde está parado y qué quiere hacer con su vida en este momento.

Otro punto importante es el encuentro con Mark (Noah Robbins), un joven que murió de 17 años en la década de 1970: él será la figura que muestra el cambio que ha sufrido el ser humano durante varias décadas. Siendo Mark un joven sin filtros de corrección política, con un halo de inocencia y a la vez un poco del moralismo que se vivía en la época que murió, una extraña mezcla que da un contrapeso a la serie y que logra conectar un par de buenos gags cómicos.

Como June, Maya Rudolph destaca, en los 8 episodios que conforman la serie al darnos un personaje lleno de complejidades y dudas que la rutina le han afectado y de la cual busca escapar ahora que no existen las consecuencias para vivir por completo como siempre quiso ser. Y aunque en un principio Fred Armisen como Oscar me parece totalmente desagradable, el viaje que emprende hacia el final de la serie revela el porqué fue el elegido para protagonizar la serie, demostrando estar hecho para Forever.

Con tan pocos episodios y siendo estos de corta duración, la serie puede sentirse lenta, e incluso hasta eterna, pero justo esa es la clave para usar la narrativa a favor del tema que se está exponiendo. Al igual que en Master of None, Yang se toma su tiempo para deconstruir al ser humano y su complejidad, y el ejemplo más claro es el episodio 6 que rompe con la estructura del show, incluso con su continuación, pero que nos ofrece una nueva perspectiva del mismo tema, siendo este el episodio de Nueva York, que curiosamente es también el episodio 6 de la comedia protagonizada por Aziz Ansari.

Forever es una comedia no convencional, con ligeros tintes dramáticos y chistes sobre el SER. La complejidad es la clave para tocar temas tan sensibles que en un contexto de realidad podrían ser poco efectivos. A mi gusto, una de las grandes series del año.

Más sobre
esta serie

Forever

3.7
  • Emisión
  • Amazon
  • Géneros
  • Ciencia Ficción y Fantasía
  • Comedia
  • Drama
  • Actores
  • Maya Rudolph
  • Fred Armisen
  • Catherine Keener 
  • Año de inicio
  • 2018
Ver ficha de la serie

Califica esta serie

Forever (2018)

Hoy