Notice: Uninitialized string offset: 0 in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Trying to get property 'name' of non-object in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 190 Notice: Undefined variable: data_tipo in /var/www/html/wp-content/themes/its-spoiler-time-2019/header.php on line 203

¿Por qué las historias de Stephen King son TAN adaptables?

Hace 2 meses
Por

Si nos pusiéramos a hacer un recuento de la cantidad de obras escritas por Stephen King que llegaron a las pantallas grande y chica, realmente necesitaríamos mucho, pero MUCHO tiempo. Desde su primera novela, Carrie, la carrera de Stephen King y el mundo audiovisual se han entrelazado. Y desde ese entonces, no han dejado de entrelazarse.

Novelas, historias cortas, historias derivadas de su obra y más, todo parece ser adaptable si tiene el sello de Stephen King, pero… ¿por qué? Analicemos juntos algunas características de la obra de Stephen King que lo vuelven tan pero TAN adaptable para la industria audiovisual.

Por supuesto, lo primero que debemos reconocer es que el gran motivo por el que hay tantas adaptaciones de la obra de Stephen King es porque, básicamente, hay muchas obras de Stephen King. A sus recién cumplidos 75 años, Stephen King ha publicado 64 novelas (algunas bajo el seudónimo de Richard Bachman) y cinco libros de no ficción. Casi un libro por año desde que nació. A eso, además, hay que sumarle aproximadamente unos 200 cuentos, que han sido recopilados en diversas colecciones. Stephen King es muy prolífico y como tal, es muy probable que casi cualquier realizador audiovisual pueda encontrar en su obra algo que le interese adaptar.

Por otro lado, tampoco podemos dejar de hablar de su éxito. A pesar de que la crítica específica literaria no lo adula demasiado, los libros de Stephen King se venden como pan caliente. Tanto así que ha llegado a vender más de 350 millones de copias de sus obras. Con números tan contundentes, ¿cómo no querer contagiarse un poquito de su fama y llevarla para el plano audiovisual?

También, claro, la diversidad de sus obras tiene mucho que ver. Si bien su apodo es “El Rey del terror”, en un juego de palabras por su apellido, King, y lo que suele escribir, Stephen King no le tiene miedo a nada. Sí, ha escrito muchas obras de terror, pero también de ciencia ficción, fantasía, dramas carcelarios, policiales y más. Cualquiera sea el nicho que uno quiera atacar como realizador audiovisual, King seguro tiene algo para ofrecernos.

Ya metiéndonos en la construcción de las obras de Stephen King, hay dos cosas que, creo yo, hacen que sus historias sean tan interesantes para adaptar. Por un lado, la construcción del universo King. A lo largo de los muchos años de carrera que tiene, Stephen King le ha rendido homenaje a Maine, su tierra de origen y la ha utilizado para crear sus pueblos misteriosos, de entornos extrañados, donde puede suceder cualquier cosa pero, a la vez, siempre parece que nada pasa.

Ese universo tan bien conformado y que por momentos parece estar totalmente conectado (sino pregúntenle a Castle Rock, la serie que ha intentado inspirarse en él para contar diversas historias renovadas basadas en personajes o situaciones de las historias de Stephen King) ya se encuentra en el imaginario de la gente. Todos sabemos que cuando vamos a ver una obra de Stephen King adaptada, ya sea a la pantalla grande o a la chica, es muy probable que nos encontremos en Maine, en algún pueblo de apariencia tranquilo, donde todo puede pasar.

Por otro lado, una de las cosas que identifica a la literatura de Stephen King son sus personajes. Los personajes de Stephen King suelen ser personas comunes que, de repente, se ven atravesadas por algo maravilloso, fantástico y/o terrorífico. Sus héroes son héroes anónimos, de esos que uno se cruza por las calles todos los días, que enfrentan sus terrores por el bien común. Ese toque mundano que tienen sus personajes los vuelve completamente entrañables y seres con quienes los fans se identifican y que ansían ver en pantalla.

Stephen King acaba de cumplir 75 años y, por supuesto, lo ha celebrado con la publicación de un nuevo libro titulado Cuento de Hadas que, también por supuesto, ya ha vendido sus derechos para ser adaptado al formato de película, bajo la dirección de Paul Greengrass. Evidentemente, mientras King siga escribiendo, sus obras seguirán llegando al cine y a la televisión. Y eso, a mí, me parece fantástico.

Continuar leyendo

Hoy