¿De qué va el género chick flicks y por qué es tan amado como criticado? - Spoiler Time
Forma parte del Especial Chick Flicks

¿De qué va el género chick flicks y por qué es tan amado como criticado?

Imagen principal de la nota
Los positivo y negativo de las "películas para chicas".

Desde Grease, pasando por When Harry Met Sally, Pretty Woman, The Bodyguard y hasta Clueless, Mean Girls – que regresa esta semana – y Twilight, la trilogía vampiresca de los 2000, las películas del género chick flicks han estado copando las pantallas del cine desde tiempos ancestrales.

Amadas por muchos, criticadas por tantos otros, dirigidas hacia las mujeres pero muchas veces menospreciándolas, este tipo de películas siempre han tenido mucho para ofrecer a la pantalla grande y siguen causando sensación, incluso ahora, en pleno 2024 cuando deben repensarse para adaptarse a los tiempos que corren.

¿Qué es una chick flick y de dónde viene el término? La traducción literal de chick flick es “película para chicas” y ya con esa traducción nos damos cuenta de hacia dónde apuntan este tipo de filmes. Como término, muchas veces, chick flick es utilizado de manera peyorativa, indicando que ese filme, que fue pensado para atraer a las audiencias femeninas, es de menor calidad que otros o que su trama es algo tonta.

Como término, chick flick comenzó a utilizarse entre los 80 y los 90, pero sus raíces se encuentran a principios del siglo XX con las llamadas películas de mujeres que mostraban la vida femenina como amas de casa desde una mirada de víctima y los filmes noir de los 40 y los 50 que se enfocaban en los riesgos de la sexualidad femenina.

Uno de los primeros chick flicks que podemos encontrar es un clásico del cine como Breakfast at Tiffany’s, ya que este filme protagonizado por Audrey Hepburn se zambulle en temáticas como el materialismo, la soledad, el romance y, por supuesto, un elemento infaltable en este tipo de películas, los finales felices.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=KlZ4fYqjGJI

Como película, una chick flick debe apelar a las mujeres jóvenes, usualmente con tramas plagadas de estereotipos y algo repetitivas de encanto puramente comercial y frívolas lo cual, sin embargo, no ha impedido que dentro de este género encontremos grandes joyas que han conquistado hasta a la crítica.

Las protagonistas de estas películas son, por supuesto, las mujeres, el rosa suele tener una gran presencia en la estética de estos filmes y el romance o las relaciones (de amistad, de familia) suelen encontrarse en la primera plana.

Hay que tener cuidado, sin embargo, de no confundir las chick flicks con las comedias románticas, aunque sí a veces se da cierta superposición entre las dos. Las comedias románticas no son necesariamente solo para mujeres, sino que también deben apelar de alguna manera a la audiencia masculina, mientras que las chick flicks están 100% orientadas al público femenino.

Por otro lado, cabe destacar también que, muchas veces, las chick flicks toman sus influencias de la literatura clásica. El cuento maravilloso Cenicienta ha inspirado una y otra vez a este tipo de filmes de distintas maneras. Películas como A Cinderella Story o la mismísima Pretty Woman encuentran sus raíces en esta historia aunque no nos demos cuenta.

Otro clásico como 10 Things I Hate About You, que todos recordamos por la actuación encantadora de Heath Ledger, también se basa en una obra clásica, porque ¿qué más clásico que Shakespeare? La película de 1999 dirigida por Gil Junger es una reversión de La fierecilla domada.

También, claro, novelas o historias más modernas han dado el paso de los libros a la pantalla grande, convirtiéndose en exitosas chick flicks luego de ser éxitos editoriales, siendo quizás la trilogía de Stephenie Meyer, Twilight, el mejor ejemplo.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=uE7qjQlfoRs

Sin embargo, aunque las chick flicks han existido desde siempre y han conquistado audiencias y críticas, con el paso del tiempo y la revisión de nuestra cultura desde una mirada más feminista, no se puede decir que actualmente sean particularmente celebradas.

Una de las mayores críticas que se les hace a este tipo de películas es su simplismo: ¿es que acaso todas las mujeres somos compradoras compulsivas de ropa, comemos helado cuando nos rompen el corazón y tenemos como única meta encontrar el amor?

Como ya sabemos, la cultura, de las cuales las películas forman parte, crean sentido y realidades. Si solo mostramos a las mujeres bajo una única luz, las reduciremos a ese único molde y limitaremos sus posibilidades y capacidades.

Además, también es necesario resaltar que, hasta no hace tanto, las chick flicks eran muy poco inclusivas: las protagonistas eran siempre blancas y el amor era siempre heterosexual. Nuevamente, a la vista del nuevo mundo en el que estamos viviendo, esto comienza a modificarse, con películas como Happiest Season o series como Run the World.

Como todo género cinematográfico, las chick flicks están cambiando. Es cierto, no les queda otra: el mundo, que antes era regido pura y exclusivamente por una mirada masculina heteronormativa y blanca está abriendo sus puertas, poquito a poco, a otro tipo de visiones. Lo que antes era válido – contar historias reduccionistas que solo mostraran la historia de un segmento de la población – ahora empieza a quedarse corto. Por eso, este tipo de películas que, además, siempre fueron acusadas de simplistas, deben empezar a reformarse.

Será interesante ver, por ejemplo, si estas reformas ya empiezan a verse en las reversiones de clásicos como Mean Girls o en la secuela de Legally Blonde que, supuestamente, llegará pronto.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=fFtdbEgnUOk

Más sobre Chick Flicks

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch