Legion

Artículo

Un final bellísimo para una serie sin igual

Hace 3 años
Por

Legion ha llegado a su fin. La serie de FX que contaba la historia de David Haller, uno de los mutantes de Marvel más poderosos, se despidió luego de tres temporadas que jamás dejaron de maravillarnos. Esta increíble serie se mantuvo hasta el último episodio fiel a su particular estilo y, por eso, la llevaremos siempre en un lugar muy especial de nuestros corazones seriéfilos.

Fuente: FX

La última temporada de Legion parecía mostrarnos un David que, decididamente, se había volcado hacia el lado de los villanos. Sin embargo, como Legion es una serie compleja, con personajes llenos de ambigüedades, no podemos tildar tan tranquilamente a su protagonista de tal cosa.

Es cierto, los métodos de David son, cuando menos, polémicos, pero el fin que perseguía no tanto: su objetivo era volver el tiempo atrás para librarse de la influencia de Farouk y no vivir atormentado toda su vida por él. ¿Son todos sus errores producto de la influencia de Farouk? No lo sabemos, pero definitivamente tener a un súper villano viviendo en su mente debe haber dejado alguna que otra huella.

El poder de David ya había demostrado ser descomunal y, por esto, era lógico que Syd y toda la División 3 le temiera, pero, a pesar de su poder, David también había demostrado ser muy frágil. Sus traumas con el abandono paterno y materno lo tornaron inseguro y volátil, y por eso sus reacciones fueron siempre desmesuradas. Sus intentos por volver el tiempo atrás y reparar ese abandono, producto de la lucha con Farouk, planteaban una buena posibilidad para resarcirse de todo el daño causado, aunque, por supuesto, no sin riesgos.

Fuente: FX

En la tercera temporada, David se alzó como una divinidad, creando una comunidad que lo alimentaba con su amor y devoción, mientras que Syd, junto a Farouk y todos los demás, intentaba apresarlo para evitar que destruyera el mundo entero.

Con la aparición de Switch, David pudo comenzar su viaje para evitar que Farouk se escondiera dentro de su mente tras la lucha con su padre, un tal Charles Xavier. Así, conocimos finalmente al Profesor X y a Gabrielle, su mujer, la historia de su romance y su enfrentamiento con el Shadow King.

La clave de esta temporada fue, sin duda, la necesidad de todos de volver a escribir sus propias historias, tomando nuevas y mejores decisiones, sin ser influenciados por la responsabilidad de sus poderes. En el momento en el que Syd se da cuenta de que la raíz detrás de todo lo que hace David es ser amado, y decide defender también a ese David bebé que fue vulnerado por Farouk, el amor vence.

Fuente: FX

El episodio final es conmovedor. David, ya entregado a Legion, enfrenta su peor miedo: el abandono. Con Mother de Pink Floyd de banda sonora, David descubre que sus padres lo quisieron tanto que intentaron protegerlo hasta las últimas consecuencias, aunque eso significara no verlo más. Farouk, a su vez, se enfrenta a sí mismo y a la crueldad a la que sometió a David desde la más temprana edad. El arrepentimiento le sirve para convencerse de él también darse una oportunidad de reescribir su historia y no transformarse en un monstruo.

Legion termina con una página en blanco. La serie que se destacó por buscar métodos diferentes para contar una historia de mutantes salidos de los cómics nos deja a cada uno imaginándonos cómo sería la vida de estos personajes que aprendimos a querer tanto, ahora que pueden hacerlo todo de nuevo.

Más sobre
esta serie

Hoy