Parte 17 - Spoiler Time

Parte 17

Imagen principal de la nota
El agente Cooper interviene en el pasado de Laura Palmer para cambiar la historia.

Después de 26 años, David Lynch lo ha hecho de nuevo. Quienes somos admiradores de la obra del director, sabíamos que de ninguna manera íbamos a ser testigos de un final convencional y hermético. Sin embargo, ha logrado descolocarnos, trasladándonos todavía más allá de lo extraordinario en dos horas que resumen el concepto lyncheano. Ni Lost Highway ni Mulholland Drive alcanzan para explicar este desenlace. Aquí evidentemente se ha atravesado otra línea.

Estamos frente a dos “realidades espejo” complejas que se reescriben. Un pasado donde Laura Palmer es asesinada y un futuro donde vive, con otra identidad y en otro pueblo. “El pasado dicta el futuro” dice el agente Cooper. Durante todo este tiempo hemos visto a Cooper viajar por distintas dimensiones para finalmente regresar al principio de toda esta historia. Porque si, siempre ha sido Laura. Ella es la primera y su muerte es la clave. ¿Es la serie una cinta de Moebius? ¿Laura es la soñadora? Lo libramos a la interpretación de cada uno.

Podríamos decir que el episodio 17 es el verdadero final de Twin Peaks, de ese sueño/realidad, mientras que el 18 (del que nos ocuparemos de lleno en la siguiente nota), es un pequeño filme que nos abre la puerta a un mundo extraño y a la vez familiar.

El capítulo 17 es el reencuentro y a la vez la despedida. Es la resignificación de una historia que creíamos conocer, pero que en realidad está por suceder. Es la voz dulce y onírica de Julee Cruise que nos recuerda la angustia y la desolación más profunda, aquella sensación de que todo está ocurriendo otra vez.

Al igual que el reloj se detiene en la oficina del sheriff, la obra de Lynch ha marcado un momento bisagra en la historia de la televisión. Y nosotros nos hemos quedado aquí, flotando en el tiempo, contemplando este maravilloso viaje de realidades y conexiones imposibles.

A continuación, un pasaje por las escenas más importantes.

La confesión de Gordon Cole

Luego de que la tulpa de Diane desapareciera, Gordon (David Lynch) aún se muestra consternado con la situación. El agente decide contarle a Albert (Miguel Ferrer) y a Tammy (Chrysta Bell) un secreto que lleva guardando hace 25 años. Antes de desaparecer, el mayor Briggs (Don S. Davis) le reveló a él y a Cooper que había descubierto una entidad maligna ancestral llamada Jowday, a la que con el tiempo apodaron Judy. Gordon también admite saber que el agente Phillip Jeffries ya no existe de forma humana y que este desapareció mientras iba tras la búsqueda de Judy. A la vez, confiesa que Cooper le pidió que lo buscara en caso de desaparecer como los otros, ya que estaba tratando de matar “dos pájaros de una piedra”. Por último, Cole dice que Ray Monroe, quien realmente era un informante del FBI, envió un mensaje en el que advertía que Mister C estaba tras las coordenadas de Briggs.

Gordon recibe una llamada del agente Headley quien se encuentra en el hospital donde Dougie/Cooper acaba de irse. El agente le pasa el teléfono a Bushnell (Don Murray) y este le lee la nota dejada por Cooper: Me dirijo hacía el comisario Truman. Son las 2:53 en Las Vegas y eso suma un total de diez, el número de la completud.”

Mister C y un viaje a la Logia Blanca

El doppelganger de Cooper (Kyle MacLachlan) llega hasta las coordenadas del mayor Briggs. Al igual que sucede con Andy (Harry Goaz) en el episodio 14, Mister C es transportado por el remolino. En la escena siguiente, vemos como Mister C aparece en el palacio de El Bombero (Carel Struycken) encerrado dentro de una jaula, mientras la cabeza de Garland Briggs parece flotar en el lugar. El Bombero comienza a pasar imágenes del bosque y de la casa de Laura Palmer en el proyector y en un momento vemos por la ventana de una sala una colección incontable de teteras iguales a la de Phillip Jeffries. De repente, la jaula que contiene a Mister C se mueve para ser depositada por medio de un instrumento hacía la puerta del Departamento del Sheriff.

La lucha final

Mister C es recibido por Andy, quien en un primer momento no parece percatarse de que aquel no es el agente Cooper. Desde dentro de la celda, Naido siente la presencia maligna y comienza a alterarse. Luego de que Mister C saluda a Lucy (Kimmy Robertson), el sheriff Truman (Robert Forster) lo invita a su oficina. Finalmente, Andy recuerda la visión que tuvo en la otra dimensión y le advierte a Lucy que algo sucede (“muy importante”). Lucy atiende el teléfono y se sorprende al escuchar al verdadero Cooper del otro lado. Al pasarle la llamada a Frank, ésta utiliza el “muy importante” como señal y para evitar que Mister C se entere que ya saben que es un doble. El verdadero Cooper le dice al sheriff que está entrando al pueblo y pregunta si ya ha preparado el café. En ese instante, el doppelganger saca un arma y antes de que Frank pueda sacar la suya, Lucy le dispara por la espalda. Del otro lado, Cooper exclama que no toquen el cadáver y a un costado de la sala ingresan Naido, James, Freddie y Andy. La sala se oscurece y los espíritus de los leñadores entran en escena para intentar revivir a Mister C.

El agente Cooper finalmente llega a la comisaria y del estómago del doppelganger observamos como emerge una esfera con la cara de Bob (Frank Silva) dentroEl momento de Freddie (Jake Wardle) ha llegado: el joven se enfrenta a la esfera insertándole unas cuantas golpizas con la mano del guante verde hasta que de una vez por todas logra acabar con ella.

Por último, Cooper se acerca al cuerpo del doble para ponerle el anillo de La Cueva del Búho y luego de tantos años, Mister C desaparece para regresar a la Logia Negra. Los hermanos Mitchum se miran incrédulos y Rodney exclama: “Una historia para los nietos”.

Conocemos a la verdadera Diane

Bobby (Dana Ashbrook), y los agentes del FBI se hacen presentes en la oficina del sheriff. Una vez todos reunidos, vemos como la cabeza de Cooper aparece en grande y difuminada. El agente anuncia que de ahora en más algunas cosas van a cambiar: “El pasado dicta el futuro”, expresa. Naido se acerca a Cooper y ambos se tocan las manos. En este momento, algo que nadie nunca podría haber sospechado sucede: la mujer asiática se convierte en Diane (Laura Dern), la verdadera ex secretaria del agente, que ahora luce el cabello rojo. Ambos se besan y la cámara nos muestra como el reloj se detiene. Entonces, la cabeza de Cooper finalmente habla:

“Vivimos dentro de un sueño”

La oficina desaparece y Cooper, Diane y Gordon son transportados al subsuelo del Gran Hotel del Norte donde se encuentra el portal a otra dimensión.

 

El encuentro entre Cooper y el agente Jeffries

Cooper llega hasta una puerta y les pide a Gordon y Diane que no lo intenten seguir. Con la llave de la habitación 315, el agente abre el portal y antes de despedirse le dice a Diane que la verá en “la ovación final”. Mike (Al Strobel) aparece del otro lado y recita el famoso poema de Fire Walk With Me:

“A través de la oscuridad del pasado futuro, el mago anhela ver.
Una oportunidad entre dos mundos.
Fuego, camina conmigo.”

Mike y Cooper suben las escalares de El Holandés y vemos una rápida secuencia de Jumping man. Cooper se encuentra con el objeto con forma de tetera que representa al agente Phillip Jeffries y le pide que lo transporte a una fecha específica: el 23 de febrero de 1989 (la noche en que Laura Palmer es asesinada). Jeffries le dice que salude a Gordon de su parte y que él recordará la versión extraoficial. Del extremo de la tetera, aparece el símbolo de La Cueva del Búho que luego se transforma en una especie de 8 (o una cinta de Moebius) donde rueda una mini esfera.

Intentando salvar a Laura

La electricidad transporta a Cooper a 1989, en las afueras de la casa de Laura Palmer. Comenzamos a rever algunas escenas de Fire Walk With Me, desde que Laura (Sheryl Lee) se escapa con James (James Marshall) en moto por la noche. En el bosque, mientras Laura llora y le dice a James que alguien puede intentar matarlo, Cooper está oculto observando toda la situación (de hecho, el momento en que Laura parece ver algo y grita es reutilizado para conectar esta escena como si lo hubiera visto a Cooper).

Una vez que Laura se baja de la moto de James y corre al bosque, el agente se presenta ante ella, quien dice haberlo conocido en un sueño. Cooper la toma de la mano y vemos como en el futuro las cosas empiezan a cambiar: el cadáver de Laura envuelto en plástico desaparece y Pete Martell (Jack Nance) sale de su casa a pescar como si fuera un día normal. Pero en su casa, Sarah, aparentemente poseída por Judy, toma el retrato de Laura y en un ataque de furia comienza a golpearlo con un vidrio. Mientras caminan por el bosque, se escucha un sonido eléctrico y Laura le suelta la mano a Cooper, desapareciendo totalmente con un grito.

El episodio finaliza con Julee Cruise y una pequeña pero sublime interpretación de The World Spins.

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie -
Betty la fea, la historia continúa
Amazon Prime Video
Película -
Grandes espías: Misión Italia
Amazon Prime Video
Serie -
Sunny
Apple TV Plus
Serie -
La mujer en el lago
Apple TV Plus