Una Película de Policías es el tesoro mexicano mejor escondido en Netflix, pero…

Hace 6 meses
Por

Regularmente dentro del cine documental se examina de forma directa, al estilo como los franceses le llamaban cinema veritè, una realidad y, aunque siempre es interesante ver desde este punto de vista más crudo, hay algunos tratamientos que de una forma escatológicamente cinematográfica logran abrir en diferentes capas una situación, como en este caso de la nueva película de Alonso Ruizpalacios, Una Película de Policías, que estudia por medio de una tricotomía el actual vivir, trabajar y jugarse la vida de las fuerzas policiacas en la Ciudad de México.

https://www.youtube.com/watch?v=gn2RnSi6knQ&ab_channel=NetflixLatinoam%C3%A9rica

Primera capa: la interpretación de una realidad

En el 2018 la actriz Mónica del Carmen y el actor Raúl Briones se enrolaron en la a academia de policías de Ciudad Nezahualcoyotl con el objetivo de conocer más respecto a la vida policiaca y ver desde el centro de capacitaciones, en qué punto un elemento se corrompe y se quiebra para olvidar sus ideas de ayudar a los demás (a la ciudadanía) y convertirse en uno más de la corrupción de una de las ciudades más grandes mundo.

Ambos actores aceptaron el proyecto por el tratamiento que Alonso Ruizpalacios tenía en mente para retratar a la fuerza policiaca. Mónica del Carmen y Raúl Briones interpretan a Teresa y Montoya, respectivamente. El inicial tratamiento con el que el espectador se enfrenta con Una historia de policías es un docuficción muy bien elaborado en los que ambos actores desarrollan a estos dos personajes de la vida real, de los cuales, en primer acercamiento, solo podemos oír sus voces en los cuerpos de esta dupla actoral.

Teresa y Montoya en este primer discurso con la interpretación de su propia realidad confrontan al espectador con algunas anécdotas, escuchadas de su propia voz, pero dramatizadas en una ficción documentada. Lo anterior funciona bastante bien por la gran destreza del director para poder mezclar la verdad del contexto de estos dos personajes y una ficción a través del filtro de la técnica documental con algunos rompimientos de la cuarta pared, lo que logra causar en el espectador un involucramiento con ambos personajes y poder pasar al siguiente nivel de esta tricotomía de la realidad.

Crédito: Netflix

Segunda capa: la cruda y fea realidad

En este un poco más corto acercamiento a ambos policías, Alonso Ruizpalacios los coloca de frente a la cámara, dando cuerpo de carne y hueso a la voz que oíamos salir de sus intérpretes dramáticos al inicio del docuficción. En esta parte la película deja de ser algo para convertirse en un verdadero documental en el que también Mónica del Carmen y Raúl Briones, a manera de video bitácora, relatan sus experiencias dentro de la academia de policías e incursión a la vida callejera policiaca.

El material pasa de ser una interpretación de la realidad a ser la propia realidad contada desde las voces de su ficción y su verdad. Ambos, tanto actores como los dos personajes de la vida real, cuentan lo que es estar de servicio en la Ciudad de México, desde los ideales hasta ponerse de frente a la corrupción y al nepotismo del propio sistema de justicia. Teresa y Montoya, sentados en un café entrevistados por el director Alonso Ruizpalacios, cuentan las anécdotas crudas dentro su vida activa como policías, las formas de castigo por no querer participar de la corrupción del sistema, al mismo tiempo de la cruenta vida social en las calles de la ciudad, de las que ellos también son partícipes.

Crédito: Netflix

Tercera capa: la patrulla del amor

Tanto los actores como Teresa y Montoya, los primeros que sirven como interpretes de los segundos, lograron crear un vínculo dentro del patrullaje. Estos personajes de la vida real lograron encontrar el amor el uno en el otro en la dinámica de policía a policía para lograr una vida juntos y cuidarse mutuamente.

Mónica del Carmen y Raúl Briones, por medio de escarbar en una realidad que desconocían, reafirman el amor a su propio oficio de interpretación y creación de personajes, al realizar su propia bitácora y descubrir la humanidad dentro de la vida policiaca al confrontarse con los seres humanos a los cuales ellos han prestado su cuerpo.

Pero...

No hay peros que valgan: les recomiendo que ya le dieran play y disfrutaran de algo distinto en el cine mexicano y que está en Netflix.

🙂

Crédito: Netflix

En resumen

Este es un gran trabajo del director Alonso Ruízpalacios que fue nominado al Oso de Plata en la Berlinale como Mejor Película, pero que sí ganó como Mejor Edición por una Outsatnding Artistic Contribution a Yibran Asuad, rasgo de la película que da la contundencia a un tratamiento que deriva en su estudio de tres capas diseccionando la verdad, interpretándola y ficcionándola, para volverla a deconstruir y así poder dialogar con esta desde una diferente perspectiva que nos lleva a una profunda reflexión social.

Increíble.

Crédito: Netflix

Continuar leyendo

Hoy