#Baby Artículo

La historia real detrás de la nueva serie de Netflix sobre prostitución VIP de menores

El nuevo drama juvenil de Netflix ya está causando polémica debido a su manera de retratar el tráfico sexual de menores y la prostitución vip, una controversia que incluso ya le ha generado al servicio de streaming el repudio de una importante organización de Estados Unidos.

Baby narra la historia de Chiara y Ludovica, dos adolescentes provenientes de la élite de Roma cuyos dramas familiares, escolares y la presión constante de vivir en un mundo de apariencias, las convierte en presas fáciles de un grupo de criminales y depredadores sexuales de la elegante ciudad de Parioli

Pero lo más llamativo de esta nueva ficción es que está inspirada en una historia verídica. Y no cualquier historia. Estamos hablando de un escándalo internacional sobre trata de menores que involucró a decenas de políticos, futbolistas y empresarios de la clase alta italiana, acaparando los titulares de los diarios y la televisión y poniendo en escena un tema que algunos creían poder esconder bajo la alfombra.

En esta nota te contamos todo lo que debes saber sobre “Baby Squillo, el caso real de prostitución que sacudió a Roma en 2014.

Al igual que la serie de Netflix, el caso denominado Baby Squillo también estuvo protagonizado por dos adolescentes adineradas, de 14 y 15 años, que fueron victimas de una importante red de prostitución de la ciudad de Parioli, en Roma, conocida por albergar a las familias burguesas relacionadas con la política y la alta sociedad italiana.

Las niñas-a las que se les dio el nombre falso de Agnese y Angelase prostituían con el fin de acceder a indumentaria de autor, distintos aparatos tecnológicos de alta gama y drogas. Todo salió a la luz cuando la madre de una de ellas recurrió a la policía, preocupada por el cambio de comportamiento de su hija y los altos ingresos que recibía. Luego de esta denuncia, la policía interceptó las llamadas y mensajes de los móviles de ambas jóvenes, donde hallaron conversaciones entre ellas y hombres adultos que daban cuenta de la red en la que estaban involucradas.

A la cabeza de esta organización estaba un hombre de 30 años llamado Mirko Leni, condenado a 10 años de prisión por explotación de menores, y la mamá de Agnese, que también formaba parte del entramado criminal. Estos proxenetas pactaban los encuentros privados de Agnese y Angela, quienes debían mantener relaciones sexuales en un departamento de Parioli por aproximadamente 500 euros por día. La mayoría de los “clientes” eran hombres de mediana edad, incluidos abogados, deportistas, banqueros y miembros del personal de la ONU.

Se cree que, por lo menos, 50 hombres pagaron para abusar sexualmente de estas dos adolescentes en edad escolar. 

Uno de estos criminales de poder más conocidos resultó ser Mauro Floriani, el esposo de Alessandra Mussolini, la parlamentaria nieta del dictador fascista italiano Benito Mussolini. El hombre fue declarado culpable, pero al igual que otros 11 acusados, logró librarse de una justa condena gracias a un acuerdo que incluyó una sentencia en suspenso de un año de prisión y una multa de 1800 euros.

Al principio, Fioriani negó toda responsabilidad en el hecho, pero luego terminó confesando que desconocía la edad de las menores, a quienes contactó a través de una página web de citas. Sin embargo, los anuncios que colgaban las jóvenes en la red, con títulos tales como “Lolita” o “Mamá no está en casa“, dejaban claro que se trataba de prostitución ilegal.

En la actualidad, de las 120 mil mujeres que se prostituyen en Italia, 40 mil de ellas son menores de edad. En el barrio de Parioli, las adolescentes de alto nivel adquisitivo son inducidas a prostituirse a cambio de estupefacientes, indumentaria y hasta incluso recargas de celular. Casos como el de Baby Squillo o el recordado “Ruby-Gate“, en el que el ex primer ministro Silvio Berlusconi fue condenado en 2013 tras haber mantenido relaciones con una menor marroquí de 17 años, son solo algunas de las tantas historias en torno al tráfico ilegal de mujeres que mueve millones en el mundo gracias a la complicidad de la clase política, las fuerzas de seguridad y la justicia.

¿Quieres comentar algo? Te esperamos en el área de debate aquí debajo. Si no te quieres perder nada de lo nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook y si quieres debatir en vivo las series con nosotros síguenos en Twitter.