Six Feet Under, el Pepito Grillo de todos - Spoiler Time

Six Feet Under, el Pepito Grillo de todos

Imagen principal de la nota
Gracias Six Feet Under por recordar que todo tiene solución menos la muerte.

Hace años vi Six Feet Under y siempre quise escribir sobre ella. Hoy es el momento de hablar sobre una serie que, aunque verse sobre la cotidianeidad de la muerte, en mi mente y corazón es inmortal. Es una de las culpables de mi adicción al séptimo arte y, por ello, acudo a una terapia constante de cine y series. Sabemos que son una vía de escape para sumergirnos en un universo de desconexión temporal, pero más allá, fungen como un Pepito Grillo que utiliza el arte para invitarnos a hacer una introspección y reflexión de la vida. Six Feet Under es mi Pepito Grillo.

La producción de Alan Ball (True Blood, American Beauty) pone sobre la mesa que todos tenemos un destino inevitable: la muerte. Normaliza este tema al que siempre preferimos darle la vuelta por la incomodidad de afrontarlo, pero sabemos que el tiempo no es un aliado, pasa volando. Six Feet Under, a lo largo de las cinco temporadas, nos invita a valorarlo, a vivir como si no hubiera un mañana, es decir: ¡Carpe Diem!

Una rutina de funeral

Cada episodio inicia con una muerte. Puede ser la de un señor que se muere de tristeza tras la partida de su esposa, la de un menor de edad que juega con una pistola y se vuela la cabeza o la de un simple tropezón en la bañera. Así es la vida, inesperada y cambiante en cuestión de segundos. Hoy estamos aquí y mañana Dios dirá. Lo que es un hecho es que todos nos vamos a morir, tarde o temprano. Punto.

En este sentido, la familia Fisher es propietaria de una funeraria en Los Ángeles. La muerte forma parte de su rutina. En el primer episodio muere, inesperadamente, el padre de la familia, Nathaniel Fisher (Richard Jenkins, The Visitor), tras un accidente de tráfico. Esto supone la vuelta a casa del hijo mayor y más rebelde, Nate (Peter Krause, Parenthood), quien junto con su hermano David (Michael C. Hall, Dexter) deben sacar a flote el negocio familiar –Fisher & Sons– para evitar que quede enterrado.

Perfectamente imperfectos

Nate vivía en Seattle y se presenta como un tipo liberal y despreocupado de la vida. Tras la muerte de su padre, le toca asentar la cabeza y es uno de los personajes con más cuestionamientos sobre la mortalidad, las relaciones y el propósito de la vida. Por su parte, David es lo opuesto a Nate y por eso chocan. Es un chico reprimido con una fuerte lucha de identidad sexual.

La matriarca, Ruth (Frances Conroy, Guasón), al principio es controladora, egoísta y conservadora, sin embargo, este vuelco de la vida empuja a la mujer a ser más alivianada, a respirar aires de renovación y a dejar que las cosas fluyan. La pequeña de la familia, Claire (Lauren Ambrose, Servant), está perdida en el mundo, quiere experimentar y elige muchos caminos incorrectos hasta encontrar su identidad artística y personal. Es la viva representación de la juventud y la búsqueda de sentido en una sociedad compleja.

A ellos, entre otros muchos, se suma Brenda Chenowith (Rachel Griffiths, Brothers and Sisters), la novia de Nate. Es uno de los personajes más fascinantes de la serie y de los que más contribuyen al tono reflexivo de Six Feet Under. Es psicóloga y sus diálogos son para enmarcar. Exploran la complejidad de las relaciones, la vulnerabilidad de las personas y naturaleza efímera de la vida. Derrocha humor negro para frivolizar y alivianar las tragedias de la vida. Y, al mismo tiempo, lucha con sus demonios internos. En sus hombros trae un peso familiar que influye demasiado en sus acciones.

No me voy a detener en las actuaciones porque son maravillosas, sin excepción alguna. Hago una pausa en que toman decisiones incorrectas y eso va puliendo la esencia de cada uno. Enfrentan sus propias batallas ante una vida que no es una autopista sin curvas, pero ante las adversidades también sale lo mejor de ellos. Six Feet Under recuerda que nada sucede por casualidad, todo tiene una razón de ser y en los caminos de incertidumbre siempre hay una salida para encontrar el significado de nuestra existencia.

La evolución de los personajes es uno de los aspectos que hace de Six Feet Under una de las ficciones más memorables de todos los tiempos. Los amamos porque son perfectamente imperfectos. Todos, en algún punto, somos Nate, David, Claire, Brenda o Ruth.

"El Quijote de las series"

Con este prólogo no pretendo convencer a nadie de que vea la serie que, por cierto, ya está en el escaparate de Netflix tras migrar de HBO. Obligar no es mi estilo; sin embargo, Six Feet Under, en términos de calidad, es al mundo de las series lo que El Quijote de Miguel de Cervantes a la literatura. Ojo, no quiero decir que Six Feet Under sea la única joya de la televisión. Afortunadamente, hay muchas (Los Soprano, The Wire, Mad Men, Game of Thrones, Breaking Bad, por mencionar algunas).

Quizá, la analogía les suene a muchos una locura, al distar en el contexto cultural, género y estilo. Aunque, la serie tiene aires literarios. Y, si nos paramos un segundo, ambas obras (maestras) juegan con la fantasía y la realidad para adentrarnos en la complejidad de la mente humana, en esa búsqueda de identidad y en los derivados desafíos existenciales. Pero, a lo que iba: son inmortales, al menos, en nuestra memoria.

Un final épico

Y, ¿qué opináis sobre el final de Six Feet Under? Desde mi humilde opinión, es el más maravilloso de la historia de televisión y por lo que será eternamente recordada. No sé los que la hayáis visto, pero no exagero. Estuve días con la cabeza volada y en mi lista de repetición de Spotify estaba la canción de SiaBreath Me– en los primeros puestos, mientras pensaba en mi vida, en mis problemas, en mi crisis existencial, en lo difícil que es decir adiós a los vivos y a los muertos.

Gracias Six Feet Under por recordarme que todo tiene solución menos la muerte.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=SZyhc_4gKAs

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie - 10 episodios
The New Look
Apple TV Plus
Película - 1:45 horas
Los juegos del amor
Netflix
Película - 1:06 horas
This Is Me…Now
Amazon Prime Video
Película - 1:42 horas
A Soweto Love Story
Película - 0:39 horas
Snoopy presenta: Bienvenido a casa, Franklin
Apple TV Plus
Película - 1:16 horas
Einstein y la bomba
Netflix