¿Qué hay detrás del rechazo de ciertos fandoms a la inclusión social en películas y series? - Spoiler Time
Forma parte del Especial Fandoms

¿Qué hay detrás del rechazo de ciertos fandoms a la inclusión social en películas y series?

Imagen principal de la nota
Hay que seguir señalando que, para ser un mundo inclusivo, nos sigue faltando mucho.

El mundo actual parece estar dividido en dos: por un lado, aquellos que intentan convertirlo en un espacio cada vez más abierto, donde todos, sin importar raza, género o sexualidad, puedan participar en él y, por el otro, quienes se resisten con uñas y dientes al cambio.

Si el mundo entero está así de dividido, ¿por qué iban a ser los fandoms la excepción? La mayoría de las historias que han cultivado un fandom llevan años en pantalla y, como tales, han tenido que capear los aires de cambio que van sacudiendo el mundo, ya sean el feminismo, el colectivo LGBTQI+ o el movimiento Black Lives Matter, sin embargo, sus fans muchas veces no tienen tantas ganas de adaptarse.

¿Qué significa inclusión social? ¿Cómo la tratan las películas y las series?

Para empezar a pensar en la problemática de la inclusión, deberíamos, en primera instancia, definir qué es o qué significa este término. La inclusión es un concepto que surge como modelo superador a la integración y la idea detrás de él es que el mundo debe adaptarse a la diversidad en contraposición a que aquellos que forman parte de una minoría diversa deban modificarse a sí mismos para integrarse.

Por ejemplo, si pensamos en las minorías sexuales, antes quienes formaban parte del colectivo LGBTQI+ no tenían prácticamente películas o series que trataran específicamente sus problemáticas y sus historias, por lo que tenían que adaptarse y tratar de encontrarse dentro de historias pura y exclusivamente heterosexuales. Hoy en día, tanto el cine como la televisión intenta ser más inclusivo llevando a las pantallas historias con protagonistas que pertenecen al colectivo LGBTQI+, dándole voz a todo aquello que no se contaba específicamente.

Como decía anteriormente, las historias que han cultivado fandoms suelen ser aquellas que tienen un largo desarrollo, como por ejemplo Star Wars, Marvel, Doctor Who, etc. Como tales, quizás en sus versiones originales (sobre todo si pensamos en los cómics de Marvel, por ejemplo) han quedado algo añejas, mostrando un mundo mucho más parcial que siempre tiene como protagonistas a los mismos. En sus nuevas versiones, esa visión parcializada comienza a expandirse y muchos fans, ante esto, ponen el grito en el cielo.

¿Es la inclusión un negocio para los productores de películas y series?

Creo que hay varias razones. Para empezar, vale destacar, aunque parezca obvio, que el cambio nunca es fácil. Como seres humanos nos cuesta, nos incomoda y hasta nos enoja el cambio y, sobre todo, cuando ese cambio cae sobre algo que disfrutábamos mucho. ¿Por qué si un producto ya era, para nosotros, perfecto debe cambiar? La clave para combatir este pensamiento es reemplazar la palabra cambio por expansión: el producto que amábamos (el cómic, la película, la serie) no está cambiando, se está expandiendo. ¿Para qué? Para que más personas puedan disfrutarlo.

Sin embargo, aunque yo, personalmente, estoy de acuerdo con la expansión y con amplificar esos universos para que sean cada vez más diversos, también me veo obligada a destacar una problemática que muchas veces los fans plantean: a veces, la inclusión puede ser forzada.

No sirve arrojar por aquí y por allá un personaje de la comunidad LGBTQI+ o que no sea blanco y hombre para que la inclusión funcione. Los personajes, sean quienes sean, del color que sean, sexo y sexualidad, tienen que ser funcionales a la historia. Un ejemplo claro de inclusión forzada y casi propagandística que nunca olvidaré es la famosa escena de Avengers: Endgame donde todos los personajes femeninos salen a respaldar a Wanda. “Ella no está sola”, dicen, a pesar de que la mitad de ellas nunca se habían cruzado más de 30 segundos en pantalla ni habían desarrollado un vínculo ni jamás se habían discutido las problemáticas de ser una súper heroína en un mundo de súper héroes y villanos. La escena es preciosa, para el póster, pero completamente irrelevante y desubicada para esos personajes y esa historia que se construyó durante más de una década.

Este tipo de crítica me parece rica: pone en jaque a los creativos para que, a la hora de querer ser inclusivos, lo sean de verdad. Un personaje no puede ser puramente un póster, una fachada para tildar una casilla de inclusividad que no importa, porque sino estaríamos fallando al concepto por completo.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=L7Y0ucw7bGk

Los fans de Star Wars y de Tolkien como ejemplos de toxicidad en cuanto a inclusión

Claro que a veces, los fandoms se vuelven tan tóxicos y tan aferrados a sus historias que quieren conservarlas con un purismo que va en contra del mundo en el que vivimos. En Star Wars, por ejemplo, me parecen válidas las críticas al meteórico desarrollo de Rey en una mera trilogía como gran jedi, pero no encuentro fundamento alguno al odio que la actriz Moses Ingram recibió cuando se anunció su participación en Kenobi.

El problema con Rey es que la evolución de su personaje, sobre todo con el uso de la fuerza, está tan pobremente escrito que parece milagroso todo lo que logra, rompiendo no solo el verosímil dentro de su propia trilogía sino volviendo ridículas algunas de las cosas que habíamos visto en películas anteriores (es decir, fundacionales).

Con Moses Ingram, sin embargo, antes de que se supiera quién era y de dónde venía su personaje, la crítica feroz y racista ya estaba allí. Ejemplos como ese encontraremos un montón, y no solo en Star Wars. Basta recordar el lío que la elección de una actriz negra para interpretar a Hermione en el teatro generó, o, también, la inclusión de Ismael Cruz Córdova como elfo en The Rings of Power.

Quizás, y aquí hago un mea culpa, también, como sociedad y, en particular, quienes trabajamos en medios, deberíamos no darle entidad a esas críticas, no amplificar esos discursos justamente por lo vacuos, retrógrados y añejos, pero, a la vez, creo que hay que seguir señalando que, para ser un mundo inclusivo, nos sigue faltando mucho.

Más sobre Fandoms

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Película - 1:32 horas
Orión y la oscuridad
Netflix
Serie - 16 ep. de 26 min.
Dee y sus amigos en el País de Oz
Netflix
Película - 0:07 horas
Self
Disney Plus
Serie - 10 episodios
LaLola
Amazon Prime Video