Animación erótica: mitos, verdades y peligros - Spoiler Time
Forma parte del Especial Pornografía

Animación erótica: mitos, verdades y peligros

Imagen principal de la nota
Detrás de la picardía hay una gran amenaza.

Esta semana hablamos mucho sobre el cine erótico y la industria de las películas para adultos, pero no podíamos dejar de lado su parte animada, el hentai y géneros similares.

Comencemos hablando del hentai, el cual es sinónimo de porno animado. Pero en realidad, si vamos a los orígenes de la palabra, “hentai” es un término abreviado, ya que proviene de ‘Hentai Seiyoku‘, una frase que significa ‘deseo sexual anormal’. En japonés, se traduce vagamente como ‘perversión’ o ‘anormalidad’. La palabra apareció por primera vez durante la era Meiji y se usó como una forma de describir fetiches sexuales anormales.

Para los fanáticos en occidente, la palabra hentai se usa indistintamente con la pornografía. Hay poca distinción entre las frases debido a los esfuerzos de traducción sueltos durante la década. Como tal, se ha sido dividido en dos subcategorías, softcore y hardcore. La frase también cubre todo el espectro de la pornografía, independientemente del contenido.

En cambio, en Japón, la palabra hentai no se emplea con mucha frecuencia, ya que el término preferido para dicho contenido es ero-manga o ecchi manga cuando se habla del contenido escrito. Generalmente, se utiliza la frase cuando se están refiriendo a un subconjunto muy específico de pornografía animada.

En el anime, este es un género que tiene bastantes seguidores y se caracteriza por su contenido explícito y sexualmente sugerente. A menudo presenta escenas de desnudez, actividad sexual y temáticas de contenido para adultos, lo cual lo transforma en un contenido que puede ser ofensivo o inapropiado para audiencias más jóvenes. Vendría a ser como la parte prohibida del anime.

La industria del hentai reconoce esta audiencia muy específica que tiene y generalmente comercializa su contenido a través de canales y plataformas especializadas. Aunque también hay animes de consumo general que tiene mucho contenido explícito, a pesar de que tratan de disimularlo de alguna u otra manera.

Más allá de ser animado, este tipo de contenido erótico no escapa a las críticas que tiene la pornografía de acción en vivo. Aunque los dibujos no sean cuerpos reales, el mensaje de estos vídeos puede ser causa secundaria de violencia machista ya que normaliza esta violencia y la vuelve una forma de entretenimiento. La cultura de la violación se difumina en el porno animado al igual que en las novelas eróticas.

Hay ciertos patrones que se repiten en el hentai también que han sido objeto de críticas: tienen la piel clara, cuerpos tonificados, gran apetito sexual, no tienen un solo pelo en el cuerpo y las edades nunca se especifican. Esta última parte es la más peligrosa, puesto que dentro hentai también existe el lolikon, un subgénero que puede ser definido comúnmente como una forma legal de pornografía infantil, presentando a preadolescentes o niñas como sus protagonistas. Este contenido es altamente peligroso porque habitúa a los consumidores a ver a las niñas como compañeras sexuales válidas, eliminando de esta manera todas las normas sociales que las protegen de ser violadas, debilitando las normas culturales y, en definitiva, legitimizando la pedofilia.

Saliendo del anime hentai y yendo específicamente al porno animado, es muy común que estos estén protagonizados por personajes favoritos animados que no tienen nada de eróticos en sus historias, cómo por ejemplo Pokémon, Dragon Ball, Kim Possible, las series de Disney y Nickelodeon, Los Simpsons y demás. La representación pornográfica de estos dibujos infantiles tiene los mismos peligros que mencioné en el párrafo anterior.

Más allá del hentai, es muy difícil ver escenas eróticas en los contenidos animados, puesto que se consideran producciones dedicadas a los más jóvenes. No importa si la película tiene un tono más adulto como por ejemplo Spider-Man: Across the Spider-Verse, es imposible que veamos una escena como la de Rose y Jack en Titanic, por nombrar una escena de sexo mundialmente conocida.

A pesar de todos los cambios que se están produciendo en la industria, podríamos decir que esta parte específica es casi imposible que se modifique. La escena más erótica que vamos a encontrar en un contenido animado producido en occidente es un beso apasionado o una escena donde un personaje se está vistiendo o sale de bañarse con una toalla en su cuerpo.

Por último, también debemos mencionar que en muchas ocasiones se retrata a la figura masculina de forma no-humana y un poder ilimitado, como monstruos, demonios, animales o insectos gigantes. En el porno animado, la violencia hacia la mujer se deshumaniza de esta forma, y se elimina la responsabilidad y criminalización del hombre porque este tipo de criaturas no son vistos de la misma manera que un humano.

Más allá de que algunas versiones del anime hentai puede verse como inofensivo o incluso gracioso dependiendo de las historias, el mensaje en la mayoría de este tipo de contenido erótico sobre la sumisión de la mujer y las representaciones de sus cuerpo alimentan contribuyen a las ideas machistas que se presentan en la realidad.

Más sobre Pornografía

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Serie - 8 episodios
Sr. y Sra. Smith
Amazon Prime Video
Película - 1:32 horas
Orión y la oscuridad
Netflix
Serie - 16 ep. de 26 min.
Dee y sus amigos en el País de Oz
Netflix
Película - 0:07 horas
Self
Disney Plus
Serie - 10 episodios
LaLola
Amazon Prime Video
Película - 0:02 horas
Waiting...
Amazon Prime Video