Biografía de Ridley Scott, el director multifacético que nunca dejó de deslumbrar - Spoiler Time
Forma parte del Especial Ridley Scott

Biografía de Ridley Scott, el director multifacético que nunca dejó de deslumbrar

Imagen principal de la nota
¿Será Napoleón el regreso de Ridley Scott a la cresta de la ola?

Nacido el 30 de noviembre de 1937 en South Shields, una ciudad costera en el noreste de Inglaterra, Ridley Scott lleva el cine en las venas: su tío abuelo, Dixon Scott, fue un pionero de las cadenas de cine, abriendo muchos en la región de Tyneside, tantos que todavía hoy uno de ellos sigue en funcionamiento en Newcastle.

Hoy en día uno de los grandes renombres dentro de la ciencia ficción, Ridley comenzó a interesarse en este género cuando era pequeño, leyendo a H. G. Wells y sus clásicos como La isla del Doctor Moreu o La guerra de los mundos. Dentro del cine, sus primeras influencias podemos encontrarlas en películas como It! The Terror from Beyond Space o The Day the Earth Stood Still, pero la que lo incitó realmente a convertirse en un realizador fue (como a muchos otros que se han destacado en la ciencia ficción) 2001: A Space Odyssey, de Stanley Kubrick.

Luego de graduarse en la escuela, en West Hartlepool, Ridley Scott se mudó a Londres para estudiar en el Royal College of Art, donde sus intereses lo llevaron a establecer el departamento de cine dentro de la universidad.

Sus primeros pasos profesionales estuvieron algo alejados del cine. En realidad, Ridley Scott comenzó su carrera como diseñador para la BBC, luego como director de episodios de series y, por último, como director de comerciales, entre los que se destacan, por ejemplo el que hizo para Hovis, una marca de pan, en 1973, y todo el rebranding que realizó para la fragancia N°5 de Chanel.

Como decía anteriormente, la cinematografía era una cuestión familiar para los Scott, quizás por eso Ridley, junto a su hermano Tony, que también es director de cine, fundaron en 1968 la productora Ridley Scott Associates. Allí, se codearon con otros directores como Alan Parker, Hugh Hudson y más. En la actualidad, la RSA, además de haber nucleado a Ridley y a su hermano, también es la productora donde trabajaron los propios hijos de Ridley Scott, Jake, Luke y Jordan.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=b82iyeti9jg

El primer largometraje de Ridley Scott se estrenó en 1977 y se tituló The Duellists. El filme estaba basado en el cuento de Joseph Conrad, The Duel, y se ambientaba en las guerras napoleónicas. Aunque comercialmente no tuvo mucho impacto, sí le valió a Scott cierto renombre en el mundo del cine: fue nominado al premio principal de Festival de Cannes y ganó en la categoría de Mejor Debut. Mientras esperamos el estreno de Napoleón de esta semana, ya vemos que las obsesiones con la historia ya le venían de antes a Sir Ridley Scott.

Luego de Los Duelistas, los planes de Ridley Scott lo llevaban, en realidad, a adaptar otra obra clásica como Tristán e Isolda. Sin embargo, por esa época, el cine se vio sacudido por un estreno que lo cambió todo: Star Wars. Viendo allí el avance de la ciencia ficción, Ridley Scott se decidió y aceptó dirigir Alien, que estrenó en 1979 y lo lanzó a la fama.

Fue gracias a Ridley Scott que tenemos a Ellen Ripley en el centro de la escena (la idea original era tener un protagonista masculino) y su Alien es altamente celebrado, sin embargo, cuando decidió retornar a la franquicia en los 2000 con Prometheus y Alien: Covenant, estos nuevos filmes no fueron tan bien recibidos y, en líneas generales, se los considera un fracaso de taquilla.

En 1980, mientras intentaba encontrar la forma de adaptar Dune, de Frank Herbert, Ridley Scott se embarcó en otra adaptación que, quizás, se convertiría en su película más celebrada. Me refiero, claro, a ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, de Philip K. Dick, novela que todos conocemos más bajo el título del filme: Blade Runner.

Lo cierto es que, en el momento de su estreno, Blade Runner fue todo menos exitosa. Sin embargo, en la actualidad, se la considera una de las obras más importantes de ciencia ficción de la historia del cine, siendo pionera en cómo imaginar una ciudad futurista y uno de los puntapiés iniciales para el ciberpunk.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=eogpIG53Cis

Luego de Blade Runner que, como dije recién, no fue en su momento el gran suceso que es hoy día, Scott dirigió Legend, un filme de fantasía protagonizado por Tom Cruise, Someone to Watch Over Me, un thriller romántico con Tom Berenger y Mimi Rogers y Black Rain, un drama policíaco con Michael Douglas y Andy García. Ninguna de las tres fue un gran éxito comercial, lo que quizás empujó a Ridley Scott a retornar a su etapa de comerciales, descansando del cine por un tiempo.

En 1984 Ridley Scott fue el encargado de lanzar la computadora de Apple al mercado, la Macintosh, con un aviso comercial que se inspiraba en el futuro imaginado por George Orwell en su novela 1984 y que se estrenó durante el Super Bowl de ese año.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=ErwS24cBZPc

En 1991 Ridley Scott regresó al cine y esta vez por la puerta grande: fue ese año que estrenó un clásico imbatible, a pesar de que se aleja de la ciencia ficción, el universo conocido por el director hasta ese entonces. Se trató de Thelma & Louise, protagonizada por Susan Sarandon y Geena Davis, con un jovencísimo Brad Pitt también, que le valió a Scott su primera nominación como Mejor Director en los premios de la Academia.

Sin embargo, ninguno de los filmes que siguieron a Thelma & Louise mantuvieron el momento de gloria: por esos años podemos encontrar películas como White Squall, G. I. Jane y 1492: Conquest of Paradise, ninguna de las cuales fue un gran éxito.

Tendrían que llegar los 2000 para que Ridley Scott volviera a deslumbrar al público y a la crítica. Fue al comienzo de esa década que el director inglés estrenó Gladiator, protagonizada por Russell Crowe y que el valió cinco premios de la Academia, entre los que se encontraba Mejor Película y Mejor Actor. La película fue la encargada de revivir el género “espadas y sandalias”, del que luego encontraríamos otros filmes como 300, Troya y otras más.

Luego de Gladiator, Ridley Scott volvió a cambiar de género, esta vez pasándose al horror psicológico de la mano de Hannibal, una secuela de The Silence of the Lambs con Anthony Hopkins nuevamente en el rol del caníbal más famoso del mundo.

Ese mismo año, el 2001, Scott también estrenó Black Hawk Down, que marcó el inicio de la carrera de Tom Hardy, hoy en día un actor sumamente celebrado, y que le valió nuevamente a Ridley Scott una nominación como Mejor Director en los Premios Óscar.

Luego vendrían filmes menores, como Matchstick Men, Kingdom of Heaven y A Good Year, esta última nuevamente protagonizada por Russell Crowe, con quien trabajaría en filmes posteriores como Body of Lies y la versión de Scott del clásico Robin Hood.

En el 2007 se estrenaría recién el próximo éxito de Ridley Scott, American Gangster, basado en la historia real del líder criminal Frank Lucas. El filme no solo triunfó en la taquilla y la crítica, sino que le valió a Ridley Scott una nominación a los Globos de Oro como Mejor Director.

En los años siguientes, Ridley Scott se diversificó: desde producir series como The Good Wife hasta el documental de YouTube Life in a Day, pasando por el mundo de los comerciales de la mano de Lady Gaga y su fragancia Fame y un documental sobre el impacto de Bruce Springsteen en la vida de sus fans.

En el 2013, ya volviendo a su primer amor, el cine, Ridley Scott estrenó The Counselor, un thriller que pasó sin pena ni gloria y luego, en el 2014, Exodus: Gods and Kings, un filme bíblico que fue acusado de white washing.

Sería en el 2015 que Ridley Scott encontraría un nuevo éxito, otra vez de la mano de la ciencia ficción, con The Martian, protagonizada por Matt Damon y Jessica Chastain. Luego, se involucraría en la secuela de Blade Runner, pero esta vez desde el lugar de productor ejecutivo y dirigiría All the Money in the World, película que, en un principio, iba a tener a Kevin Spacey entre sus filas pero que, luego del escándalo de las denuncias de abuso sexual contra él, Scott reemplazó por Christopher Plummer, siendo claro acerca de cómo él no permitiría ese tipo de conductas en sus elencos.

Podemos decir que, en los últimos años, las películas de Ridley Scott no han sido los éxitos que se esperaban. Luego de The Martian, encontramos películas como The Last Duel o House of Gucci que, a pesar de tener elencos muy ricos, no han logrado colmar las expectativas ni de la crítica ni en la taquilla. Incluso su debut como director de series, con Raised by Wolves, tampoco fue tan celebrado, ya que la serie fue cancelada luego de solo dos temporadas. 

Quizás, el estreno de esta semana, Napoleón, protagonizado por Joaquin Phoenix que viene de triunfar como el Joker, sea la excepción. Además, Ridley Scott tiene un as bajo la manga: en el 2024 estrenará una secuela de Gladiador, que tendrá como protagonista a otro actor que viene en alza, el jovencícismo Paul Mescal que deslumbró a todos en la serie Normal People y luego en el entrañable filme Aftersun. ¿Será este el regreso de Ridley Scott a la cresta de la ola?

Más sobre Ridley Scott

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Película - 1:33 horas
Telma: La Unicornio
Netflix
Serie - 8 episodios
El extraño retorno de Diana Salazar
Amazon Prime Video
Serie - 6 episodios
The Big Cigar: La gran fuga
Apple TV Plus
Serie - 3 episodios
99
Amazon Prime Video