John Wick y la justicia retributiva - Spoiler Time
Forma parte del Especial John Wick

John Wick y la justicia retributiva

Imagen principal de la nota
Lo que atrae de John Wick no es el derramamiento de sangre sino el indicio de justicia.

Al comienzo de la primera de las películas de de la saga de John Wick, poco sabemos del personaje interpretado por Keanu Reeves, salvo que está de luto por su esposa, Helen. Sabiendo que estaba a punto de morir, Helen había hecho arreglos para que le entregaran un cachorro beagle llamado Daisy después de su muerte. Wick comienza a amar al cachorro y la lleva con él en su Mustang de 1969. Cuando Wick rechaza la oferta de un joven matón ruso en una gasolinera de comprar el vehículo, sentimos el comienzo del desastre, pero también lo que es él mismo: Wick responde a los murmullos en ruso del joven matón en el mismo idioma. Más tarde esa noche, Wick es asaltado en su casa por matones que le roban el coche, matan a su perro y lo dejan ensangrentado.

El matón lleva el Mustang a un taller de desguace donde Aurelio, interpretado por el gran John Leguizamo, reconoce el coche y abofetea al matón, llamado Iosef, que resulta ser el hijo del jefe de la mafia rusa, Viggo Tarasov. Empezamos a entender quién es John Wick cuando Tarasov llama a Aurelio.

Recordemos el diálogo:

Viggo Tarasov: He oído que golpeaste a mi hijo.

Aurelio: Sí señor, lo hice.

Viggo Tarasov: ¿Puedo preguntar por qué?

Aurelio: Sí, bueno, porque robó el auto de John Wick, señor, y mató a su perro.

Viggo Tarasov: Oh.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=n8fq9noIBso

Ese “oh” es una de las mejores presentaciones que uno podría tener. A partir de ese momento, cada una de las películas de la franquicia de John Wick tienen secuencias de acción fantásticas y logran insinuar un mundo subterráneo romántico pero inquietante de asesinato y caos controlado por una serie de reglas. Son visualmente espectaculares, tensas en términos de tramas e invierten las emociones del espectador en el personaje principal a pesar de que Wick nunca dice más de unas pocas docenas de palabras por película. Son cintas perfectas, pero muy violentas. Y allí donde entra la genialidad total: el espectador se siente atraído a través del tipo de justicia que John Wick aplica.

El amor por la justicia de John Wick es el amor por lo salvaje que cada uno de los seres humanos tenemos escondido en nuestro ser, y todo se magnifica al disfrutar de este tipo de películas ya que la violencia es literalmente irreal. Si lo comparamos con el sexo en la pantalla, la violencia es más aceptada ya que no propone o no nos mueve hacia una necesidad de interacción. La razón principal es porque no se pueden filmar escenas de sexo falsas sin poner a personas reales en esas situaciones. En cuanto a la violencia falsa de las películas, nadie resulta herido, lo sabemos y lo interpretamos así. A su vez, el sexo falso crea un deseo de interacción carnal real de una manera que la violencia falsa no necesariamente lo hace con la actividad violenta, la conexión es bastante inconsistente. Sin embargo, incluso si el público sabe que la violencia es falsa, la historia gira en torno a la violencia de todos modos, y es violencia que se hace como venganza. No se disfruta de la violencia aleatoria, pero sí disfruto un poco del final de Tarasov en la primera entrega de John Wick, y aún más de su vicioso hijo.

Lo que hace que Wick encaje con el espectador es el hecho de que es un hombre que intenta salir del ciclo interminable de violencia pero no puede. Puede cometer actos de venganza que no debería, pero simpatizamos con que él mismo regrese a vengarse cuando no puede lograr la paz o escapar. También nos regocijamos de que sus actos de venganza pertenezcan a cierta justicia retributiva. Restaurar el orden es quizás la principal categoría de justicia. Esta es una verdad natural. El reordenamiento también es doloroso y, por lo tanto, un castigo, y estamos acostumbrados como sociedad occidental a ganar perdiendo. Pensemos en las guerras: son siempre obtención a través de la pérdida.

La justicia retributiva puede ser un aspecto de la justicia, pero es un aspecto necesario sin el cual no podemos comprender verdaderamente la plenitud de la redención. El mundo de Wick es un mundo de violencia sin sentido y también de violencia que es más o menos sensata porque está informada por la justicia. El personaje de John Wick se esfuerza dolorosamente hacia ese mundo de justicia y paz que constituye el orden. Su historia y el mundo en el que habita son dolorosos porque es difícil ver cómo se puede hacer justicia plena y lograr la paz.

Lo que atrae de John Wick no es el derramamiento de sangre sino el indicio de justicia, por muy imperfectamente representada que sea, y eso hace a la franquicia netamente adictiva.

Más sobre John Wick

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Película -
¿Estoy bien?
Max
Serie -
Se presume inocente
Apple TV Plus
Serie -
Tengo que morir todas las noches
Amazon Prime Video
Serie -
Fantasmas
Max
Película -
Brujería
Amazon Prime Video