San Valentín, un recurso muy usual en las tramas del cine y la TV - Spoiler Time
Video
Tornados
Nube negra
Forma parte del Especial San Valentín

San Valentín, un recurso muy usual en las tramas del cine y la TV

Imagen principal de la nota
El amor es uno de los grandes motores que nos movilizan, que nos llevan a salir de la cama, a enfrentarnos la vida y a superar obstáculos. El cine y la TV supo reflejarlo a la perfección.

All you need is love, decían los Beatles y nos les faltaba razón. Como seres humanos, el amor es uno de los grandes motores que nos movilizan, que nos llevan a salir de la cama, a enfrentarnos la vida y a superar obstáculos. Ya sea amor romántico, familiar, de amistad o en la forma y color que sea, el amor nos atraviesa, nos transforma y nos hace evolucionar.

Como tal, es un sentimiento que está directamente ligado con la experiencia humana y, por lo tanto, es solo obvio y evidente que las historias de amor también están ligadas a la historia del cine y la televisión. Es también el amor, ese sentimiento que se encuentra en el centro de nuestra existencia, el motor que impulsa muchas de las tramas que nos maravillan tanto en la pantalla grande como en la pantalla chica.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=Q690-IexNB4

¿Desde cuándo el cine y la televisión se entremezclaron con el amor?

El amor se encontró en el centro de la historia del cine y de la televisión casi desde el principio. Claro que no fue fácil: The Kiss, la película muda de 1896 también conocida como The May Irwin Kiss, es considerada por muchos la primera película romántica de la historia y fue la que tuvo que romper el molde de la moralidad para darle comienzo a todo un género.

En The Kiss, en sus escasísimos 18 segundos, se muestra a la actriz May Irwin besándose con el actor John Rice. El beso era, en realidad, una recreación de la escena final de la obra teatral musical titulada The Widow Jones, pero así y todo fue demasiado para la época: las críticas le llovieron y hasta la Iglesia la consideró moralmente indecente e instó para que sus reproducciones fueran censuradas por la ley.

Sin embargo, la piedra fundacional de las historias románticas en el cine ya estaba puesta. Gracias a ese primer beso entre Irwin y Rice es que llegaron luego clásicos inolvidables como Casablanca, que se ha convertido quizás en una de las películas románticas más citadas de la historia del cine, o, más adelante, The Notebook, con su mítico beso bajo la lluvia entre Ryan Gosling y Rachel McAdams y, todavía más acá en el tiempo, series que se dan el lujo de explorar el amor en tiempos modernos como Modern Love o en términos de ciencia ficción como Soulmates.

No solo en las películas románticas el amor es fundamental

Por supuesto, los ejemplos que acabo de dar son casi pura y exclusivamente del género romántico. Sin embargo, el amor siempre encuentra una forma de colarse en toda clase de historias. ¿Terror? Claro que sí. ¿Acción? ¡También! ¿Fantasía? ¡Por supuesto!

Si pensamos, por ejemplo, puntualmente en el género del terror desde los clásicos más clásicos como Drácula encontramos que el amor, de algún modo, se halla en el centro mismo de la historia. ¿O no es amor lo que siente Drácula por su difunta esposa que luego proyecta en Mina Murray, hasta la obsesión?

También es amor, por ejemplo, lo que motiva al protagonista de Get Out a querer conocer a la familia de su novia, lo que lo llevará a atravesar una experiencia traumática, racista y terrorífica como pocas.

Los otros géneros no son la excepción: en las películas o series de acción, es típico que el motor que mueve a los héroes a realizar cualquier cosa sea el riesgo en el que se pone a la persona amada (una novia, una hija, una esposa), la protección que debe ofrecerles o algo así. En la fantasía, el amor a veces atraviesa fronteras raciales, como por ejemplo en The Shape of Water donde una mujer termina enamorándose de una criatura anfibia / humanoide. El amor es tan transversal a la experiencia humana que cualquier historia que nos contemos, sea en la pantalla grande o en la chica, sin importar su género, siempre lo contiene.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=XFYWazblaUA

El amor también evoluciona en el cine y la TV

Sin embargo, con el paso del tiempo hasta el amor cambia. Las nociones que teníamos acerca de lo que es el amor o las posibilidades de los vínculos que entablamos de forma romántica fueron ampliándose e iluminándose con la luz de las nuevas eras. ¿Qué quiere decir esto? Quizás, gestos y parejas que veíamos en cine y televisión que nos parecían románticos hoy en día nos parecen tóxicos o perversos. Para ejemplo Twilight, que puso a las adolescentes de la primera década del 2000 a suspirar por Edward para luego, hoy en día, darnos cuenta de lo que desagradable que nos resulta pensar en el romance entre un vampiro centenario y una jovencita de poco más de 15 años.

Pero no solo eso: el amor se ha diversificado. Las parejas ya no son solamente heterosexuales y blancas. Tanto el cine como la TV hacen sus esfuerzos para contar historias de amor que nos incluyan a todos, sin importar nuestra orientación sexual, nuestra raza o condición. En esa línea descubrimos historias maravillosas como la de Heartstopper, Our Flag Means Death y hasta la de Harley Quinn (en su versión animada, por supuesto).

Volviendo al principio y viendo cómo el amor ha atravesado toda la historia del cine y de la televisión, la frase de Lennon y McCartney se resignifica: todo lo que necesitas es amor, claro que sí. Para contar una buena historia, tanto en la pantalla grande como en la pantalla chica, necesitamos el amor. ¿Por qué? Porque el amor nos hace humanos, el amor nos une, nos conmueve, nos motiva y nos transforma. Los personajes crecen a través de sus experiencias con el amor y los espectadores crecemos y conectamos con ellos a través de las mismas.

Más sobre San Valentín

Más en Spoiler Time

Últimos estrenos
JustWatch
Película -
Novata Espacial
Amazon Prime Video
Serie -
Sunny
Apple TV Plus
Película -
El pasajero
Paramount Plus