Griselda Blanco, la mujer que inspiró más de una representación en el cine y la TV - Spoiler Time
Forma parte del Especial Narcotráfico

Griselda Blanco, la mujer que inspiró más de una representación en el cine y la TV

Imagen principal de la nota
Pablo Escobar versión mujer.

El único hombre al que alguna vez tuve miedo fue una mujer llamada Griselda Blanco.” Con esa frase de Pablo Escobar da inicio Netflix a su nueva serie, Griselda, una suerte de biografía un tanto edulcorada de la vida de Griselda Blanco, una de las narcotraficantes colombianas más temidas de todos los tiempos.

¿Quién fue Griselda Blanco? ¿Fue, acaso, la mujer sufrida y oprimida que muestran en la serie de Netflix? ¿Fue víctima del entorno en el que se vio obligada a crecer? ¿O fue, simplemente, una criminal desde los primeros albores de su vida?

Video
https://www.youtube.com/watch?v=z2i5i5tmbJc

Del nacimiento de Griselda Blanco se sabe bien poco, tan poco que ni siquiera podemos estar seguros de dónde ocurrió. En Cartagena de Indias para unos, Santa Marta para otros, lo cierto es que sucedió en 1943 y ya desde su infancia, que se supone que fue en un contexto de pobreza severa, únicamente junto a su madre, Griselda Blanco comenzó a delinquir. Su fama de despiadada ya la arrastra desde ese entonces: a los 11 años ya había cometido su primer asesinato, matando a un niño que había secuestrado cuando sus padres de negaron a pagarle.

De allí al éxito, dijo Griselda, y a partir de ese crimen ya podemos imaginar todo lo que siguió: hurtos, violencia, prostitución y más. Se casó, viajó a Nueva York, tuvo hijos, se estima que mandó a matar a su primer marido y todo eso sin haberse convertido en el mito que es hoy.

Para convertirse en “la madrina de la cocaína”, como se la llamaba, tuvo que conocer a su segundo marido, Antonio Bravo, quien la introdujo en el mundo del narcotráfico hasta que Griselda se hizo con todo y nació la leyenda.

Juntos, Bravo y Blanco comenzaron a establecer el negocio de traficar cocaína desde Medellín, Colombia, hacia Miami en los años 70, estableciéndose en la que se llamaba “la ciudad sin ley”. ¿Cómo traficaban esa cocaína? Como se muestra en la serie de Netflix: en la ropa interior de mujeres bonitas.

Sin embargo, el matrimonio era todo menos feliz. Aunque no están muy claros los motivos (¿infidelidad? ¿problemas de dinero?), Blanco terminó asesinando a su segundo esposo, Antonio Bravo y quedándose con el negocio entero. El modus operandi de Griselda estaba claro: el que no me sirve, será eliminado. Con el asesinato de su segundo marido, se ganó otro mote: “la viuda negra”.

El imperio de Griselda Blanco fue exitosísimo: se dice que ganaba 80 millones de dólares al mes, vivía una vida de lujos, fiestas y excesos y arrasaba con su competencia a fuerza de asesinatos, secuestros e intimidación.

Tuvo también un tercer marido, Darío Sepúlveda, con quien tuvo su cuarto y último hijo al que, para dejar bien en claro dónde estaban sus ideales, llamaron Michael Corleone Blanco. Ah, y sí, a Sepúlveda también se dice que Griselda lo mandó a matar eventualmente,.

Griselda Blanco es, hoy en día, un mito: fue una mujer que se alzó de la nada en un mundo completamente gobernado por hombres, el del narcotráfico, llegando a ser tan temida como otros que hoy en día tienen mucho más renombre en las bocas del público como Pablo Escobar. Vamos, que si volvemos a la frase del comienzo, hasta el mismo Escobar le temía a la terrible Griselda.

Quizás por eso, porque logró algo inesperado y porque además lo logró con bombos y platillos, juntando dinero y convirtiéndose en una de las criminales más buscadas del mundo, siendo más despiadada y más astuta que todos, es que su historia se ha llevado varias veces a la pantalla chica. Porque sí, Griselda, la serie de Netflix protagonizada por Sofía Vergara, no es la primera oportunidad en la que la madrina de la cocaína aparece en la pantalla.

Ya en la televisión colombiana la figura de Griselda Blanco había aparecido, por ejemplo, en Pablo Escobar, el patrón del mal, la serie protagonizada por Andrés Parra. Allí, quien le daba vida a la madrina de la cocaína era Luces Velázquez, mientras que en la telenovela también colombiana titulada La viuda negra fue Ana Serradilla.

Además, Catherine Zeta Jones se puso en la piel de Griselda Blanco en el filme del 2017 titulado Cocaine Godmother, aunque la película no fue verdaderamente un éxito debido a que la decisión de elegir a Zeta Jones para interpretar a una mujer latina fue duramente criticada.

Video
https://www.youtube.com/watch?v=cIefEWw2Fng

Ahora es la oportunidad de Sofía Vergara de convertirse en esta peligrosa mujer y su versión, aunque algo alejada de la realidad, ha llamado la atención. Tanto así que los descendientes de Blanco, Michael Corleone y sus hermanos mayores han demandado a la plataforma por no haberlos tenido en cuenta a la hora de contar la historia de su madre.

La Griselda de Sofía Vergara y de Netflix es una mujer mucho más sensual de lo que se decía que era la verdadera Griselda, pero, más allá de eso, se nota que intentaron imprimirle el hambre de éxito que la verdadera viuda negra tenía.

¿Cómo terminó la historia de Griselda Blanco en la vida real? Luego de huir de la justicia durante un tiempo, fue condenada y cumplió un tiempo en prisión. Sin embargo, luego fue liberada y pudo dedicarse a vivir una vida retirada, disfrutando de su dinero (al menos algo de lo que había conseguido conservar). La felicidad no fue eterna: a los 69 fue asesinada de dos disparos mientras hacía la compra en la carnicería por un hombre joven en motocicleta. La ironía es que la misma Griselda era quien se atribuía haber inventado los asesinatos realizados por sicarios en motos, sin saber que su final tendría su propia firma.

Más sobre Narcotráfico

Últimos estrenos
JustWatch
Serie - 5 episodios
NASCAR: A toda velocidad
Netflix
Película - 1:05 horas
Jack Whitehall: Settle Down
Netflix